El ser humano desde la perspectiva existencialista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1608 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de agosto de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD CATÓLICA ANSELMO LLORENTE Y LA FUENTE

PENSAMIENTO Y REALIDAD

ENSAYO: EL SER HUMANO DESDE LA PERSPECTIVA EXISTENCIALISTA

PAPACITO: FRANKLIN ESQUIVEL


BRENES SANDOVAL FRESSY






SEDE SAN CARLOS
AGOSTO, 2014
El Ser Humano Desde la Perspectiva Existencialista
El ideal más grande del hombre hasta el siglo XIX había sido el progreso continuo en el campo delsaber y las ciencias; la libertad era al fin una meta alcanzable y la sociedad aseguraba que la pobreza iba a ser definitivamente derrocada. Pero al estallar la Primera Guerra Mundial, este sueño se rompe y el ser contemporáneo se ve invadido por una gran desilusión, además de desconfianza y de un profundo sentimiento de soledad y extrañeza. Hacia la mitad del siglo XX había concluido unaguerra en la que el ser humano había puesto todo su saber y las técnicas más refinadas al servicio de la destrucción masiva y del exterminio de pueblos enteros. Es así, como en un clima de incertidumbre, algunos filósofos retoman como centro de su meditación el viejo tema de la vida humana y de su sentido, surgiendo de esta manera el Existencialismo, el que se aleja definitivamente de toda estructurarígida y homogénea. Se produce una desintegración de la realidad y se mira con incertidumbre nuestro entorno ¿Quién soy? ¿O que pretendo ser? ¿Qué es la vida? Nace el deseo de cuestionar más a fondo la identidad del ser humano junto al valor y función de la vida.
En términos más simples y generales, el Existencialismo viene acompañado de la búsqueda de uno mismo y del significado de la vidaa través del libre albedrío, de la elección y de la responsabilidad personal. Filósofos, como Miguel de Unamuno, José Ortega y Gasset, Jean-Paul Sartre y Martin Heidegger nos hacen reflexionar a conciencia sobre el conocimiento del ser contemporáneo y sobre la contraposición de alma-cuerpo y alma-mundo ¿Quiénes o que somos? ¿Y para que existimos? Es así como se nos revelan los secretos delperíodo contemporáneo: el ser humano existe desde que es capaz de generar cualquier tipo de pensamiento y será este pensamiento lo que hará que la persona sea libre, ya que sin libertad, no hay existencia.
Primero encontramos a Miguel de Unamuno, filósofo y escritor. Unamuno defiende una filosofía de la vida, del “hombre de carne y hueso”, contra todas las filosofías abstractas del espírituabsoluto o de la razón que el humano no es un animal racional, más bien es un ser afectivo y sentimental. (POR ESO ES QUE TE QUIERO TANTO FRANKILN) Miguel de Unamuno crítica fuertemente la falta de identidad y nos habla del “nohombre”, es decir, de aquel ser que no es capaz de identificarse con nada; ni con su patria ni con el tiempo real y existente. Además para este filósofo no podemos dejar de serlo que somos, ya que, al querer ser otro, uno quiere en verdad dejar de ser lo que es, perdiendo nuestra verdadera esencia de seres individuales y nuestra fe personal. El ser humano no es un fin, sino un medio; somos el medio para lograr nuestras metas y nuestros propósitos, ya que en cada momento de nuestras vidas tenemos una intensión y a ella conspira la sinergia de nuestras acciones. No bastasolo pensar con el cerebro, sino que debemos pensar con todo el cuerpo, luchando, de esta manera, por realizarnos y, determinando así, cada una de nuestros actos.
Roberts citando a Unamuno (2007) “…hombres, hombres de carne y hueso, hombres que nacen, que sufren, y aunque no quieran morir, mueren: hombres que son fines en sí mismos, no sólo medios; hombres que han de ser lo que son y nootros; hombres, en fin, que buscan eso que llamamos felicidad…” (p.130)
También encontramos a José Ortega y Gasset. Para este filósofo, la vida toma una forma concreta en la que la perspectiva es la forma que adopta la realidad para el individuo, en donde cada uno tiene su propia parte de la verdad que puede ser hasta contradictoria con las demás. Además, para Ortega el término...