El universo discursivo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1590 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El universo discursivo en el cual se crece Paul Goodman A pesar de nuestra tecnología del exceso, nuestra paz civil (?) y tantas oportunidades educativas y culturales, es difícil para un niño norteamericano madurar hacia la independencia, encontrar su identidad, conservar su curiosidad e iniciativa y adquirir una actitud científica, hábitos académicos, energía productiva y un lenguaje poético.Desgraciadamente, la filosofía envolvente a la que se habitúan los niños conforme crecen es la ortodoxia de una máquina social que no se interesa por las personas, especialmente por los jóvenes, salvo para el dominio y el ensanchamiento de sí misma. ¿Qué pasa, entonces, cuando con un pasado impersonal y estereotipado, el niño se convierte en adolescente: tímido y demasiado consciente de sí mismo,sexualmente hambriento y enamoradizo. buscando su identidad, metafísico, con su fe religiosa sacudida o en proceso de conversión religiosa, reviviendo su complejo de Edipo, intentando liberarse del hogar, con ambiciones grandiosas, definiendo una vocación, ansioso por ser útil como ser humano? Cuando menos en las comunidades simples la comunicación racional se rompe y se tiene el recurso de losritos de iniciación. La visión del mundo del norteamericano es peor que inadecuada: es irrelevante y rutinaria; los adolescentes están espiritualmente abandonados. Se aislan porque no se les toma seriamente. Las máquina social no requiere ni desea que la juventud encuentre su identidad y vocación; se interesa solamente por la amplitud. No desea una nueva iniciativa, sino la conformidad. Nuestraortodoxia no tolera la metafísica. Con frecuencia se tratan los problemas religiosos como psicóticos; ciertamente rompen el orden urbano y la programación escolar. Muchas de la carreras existentes -casi todas- no sirven a la humanidad; no es por ello que se desarrollan los negocios o se apilan las bombas. Es asombroso que el idealismo tenga tan poco prestigio. La situación sexual del adolescente esparticularmente ambigua. Nos encontrarnos en una fase de transición de la revolución sexual y existe una ruptura de la represión y también una menor inhibición del comportamiento sexual. Sin embargo, ni en los patrones de la economía, del alojamiento o de la familia, existe respuesta alguna para las costumbres alteradas. Todo lo contrario, los años de enseñanza hasta parecen prolongarse, especialmentepara aquellos estudiantes de la clase media que acude a las universidades en donde las administraciones se consideran a sí mismas como sustitutos de los padres. La ideología higiénico mental oficial tiene pocas relación con las imágenes tormentosas y las demandas imperativas del amor adolescente. En las escuelas elementales y de segunda

enseñanza no existen, oficialmente, los factoressexuales. Sin embargo, un adolescente debe ser sexual o, si no hay alarma. La vergüenza, la timidez, el desconcierto (la incapacidad para expresar o revelar nuestra necesidades y sentimientos a los otros) es universal entre los adolescentes. Sin embargo, en nuestra sociedad es un punto especialmente problemático. El desconcierto contiene o contendrá hostilidad hacia aquellos que no le hagan caso o que lorebajen a uno y también desesperación por la futilidad de tratar de darse a entender. No existe un lenguaje común y relevante para los hechos privados que hierven en uno: ¡es patético escuchar a los adolescentes que usan el lenguaje de la televisión, de los consejeros matrimoniales o del cine! Inevitablemente, la hostilidad silenciosa se refleja como denigración de sí mismo. Un adolescente dejade creer en el derecho de sus propios deseos y muy pronto duda de su existencia. Ante él, sus exigencias de rebeldía no parecen tener bases, carecen de madurez y son ridículas. Para disminuir el desconcierto, cuando se corta la comunicación con el adulto, se desarrolla una creciente y exagerada “subcultura” adolescente con su jerga, modelos, autores e ideología. Pero distingamos primero entre una...
tracking img