Electroquimica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8842 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Electroquímica y pilas de combustible: de antaño a hogaño

Antonio Aldaz Riera

  -3-  

Introducción
Es rancia tradición universitaria comenzar el curso académico con una lección inaugural1 que debe ser impartida por uno de los miembros de las distintas Facultades, y rancia es también la costumbre de que dicha lección deba ser dictada sucesivamente por el miembro más antiguo, en suacepción burocrática, de entre los catedráticos que componen el claustro de la Facultad.
Vean en ello la causa de mi presencia aquí, y de que el tema elegido aborde aspectos de la Ciencia, en este caso de la Ciencia Química, y no deduzcan conclusiones infundadas sobre la capacidad docente del que les habla que pudiéranse tornar en lanzas una vez terminada mi charla.
Hace años, asistí a mi primeraapertura de curso en la Universidad de Murcia, y los años transcurridos no han eliminado en mí la emoción y el nerviosismo que siento al comenzar un nuevo año académico. Esto es debido ahora, a la responsabilidad que me invade al enfrentarme con las nuevas generaciones que cada año que acuden a la Universidad en demanda de orientación y enseñanzas que les sirvan para realizar su vocación. Un día,desilusionado por el poco éxito que creía obtener de mis enseñanzas, comenté a mi maestro, el Prof. Juan Sancho, mi incomprensión sobre la finalidad o el objetivo que pretendían los nuevos recién llegados a mi Alma   -4-   Mater, y sobre todo, la frustración que a veces produce el hecho de que nuestro trabajo no dé el fruto esperado en nuestros alumnos. Su contestación fue: «Entre ellos habráalgunos, pocos o muchos, no lo sé, basta con uno, que llegarán a nosotros con vocación ilusionada, para los cuales el estudio no será una penosa obligación sino una alegre devoción. Estos son los que hacen que el profesor sienta más profundamente su responsabilidad, pues puede ser el culpable de que estas vocaciones se agosten en la rutina de una explicación diaria. El profesor tiene una misión máselevada que la mera enseñanza de una disciplina, tiene que enseñar a crear, a hacer la Ciencia. No puede enseñar aquel que no sepa crear pues si se limita a explicar temas, puede ser sustituido, quizás con ventaja, por la cinta magnetofónica, la película sonora o el ordenador. La mayor satisfacción que le puede caber a un profesor con largos años de docencia, es poder, al cabo de ellos, emulando aSócrates, levantar su copa por aquellos de sus discípulos que, superándole, le han honrado».
¡Qué razón tenía! Realmente es está una de las pocas satisfacciones que nos restan al profesorado universitario cada vez más relegado, como estamento, en la organización universitaria, cuya voz es quizás oída2 pero no escuchada por aquellos que detentan el poder, político o económico, por aquellos que usanla Universidad como fuente de poder personal o como escenario de su lucha política; por aquellos que no comprenden que una de las misiones más importantes del profesor es su crítica al poder, su actuación como conciencia universitaria recordando siempre, aunque a veces no acierte, y casi nunca sea oída, la misión de la Universidad, su inconformidad permanente, casi vital, con la situacióncientífica de su entorno; con su falta de fondos, tantas veces denunciada, para realizar una enseñanza digna.
No vean en mis palabras resentimiento y amargura, no son pronunciadas movidas por un sentimiento de autocompasión, envidia o lástima, como bien saben aquellos de entre ustedes que me conocen; no voy a unirme al coro de los que añoran la Universidad de hace unos años. No, la Universidad actualestá a años luz de aquella, hemos mejorado, qué duda cabe, y afortunadamente su prestigio social y su calidad se han multiplicado.
Vean solamente en mis palabras un deseo de mejorarla, no para mí, sino para nuestros alumnos, y por ende, para nuestra Sociedad que es al fin y al cabo la recipiendaria de nuestros conocimientos.
  -5-  
Pero déjenme abandonar estos terrenos, a veces movedizos...
tracking img