Empresa y cristianismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2912 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nombre: Wilson Javier Díaz Serquèn ( Doctrina Social De La Iglesia

LA EMPRESA DESDE EL PUNTO DE VISTA CRISTIANO.

“Este es un reto apasionante: trabajar con un pie en las ciencias de la empresa y con otro en la antropología cristiana.” un empresario cristiano –aunque el calificativo cristiano añade aún nuevas dimensiones (sobrenaturales). Y esto se puede derivar, por analogía, de lostextos del Concilio Vaticano II, cuando afirma que Cristo “manifiesta plenamente el hombre al propio hombre (…), es también el hombre perfecto (…) con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre” (Gaudium et spes, 22): afirmaciones audaces que, si las tomamos en serio, deben proyectarse sobre nuestra manera de entender toda la actividad humana, todas las profesiones.
Esta manera deentender lo que es un empresario o directivo no debe entrar en conflicto con el pluralismo científico, cultural y social, ni representar una intromisión indebida de la doctrina de la Iglesia en los ámbitos de las ciencias humanas, cuya legítima autonomía debe ser reconocida (cfr. Gaudium et spes, 36). Porque la identidad cristiana del empresario la conocemos a partir, de un lado, del mensajecristiano mismo y, de otro, de lo que las ciencias humanas (economía, sociología, psicología, filosofía, etc.) nos dicen sobre él, siempre que reconozcamos que no puede haber incompatibilidad entre fe y razón (cfr. Fides et ratio, 17), entre revelación y ciencia.
Estamos, pues, ante una tarea conjunta de la doctrina cristiana y las ciencias humanas. La primera es capaz de decir muchas cosasimportantes sobre la identidad del hombre, y especialmente del hombre que actúa, que trabaja, que se relaciona con otros, que ejerce una autoridad sobre ellos y los dirige. Pero, al no ser la empresa una entidad exclusivamente sobrenatural, ni la doctrina de la Iglesia ni la teología pueden identificar los rasgos fundamentales de la empresa, ni, por tanto, los de la tarea de dirigirla, ni los del hombreque desempeña esa tarea.
Este es un reto apasionante: trabajar con un pie en las ciencias de la empresa y con otro en la antropología cristiana y en la teología, para conseguir esa definición de la identidad cristiana del empresario. Esa definición ha de ser, en consecuencia, coherente con la doctrina cristiana sobre el hombre, pero también con las ciencias humanas que tratan del hombre, de suacción y de sus organizaciones y, en particular, con las ciencias que tratan de la actividad económica y de la empresa.
La tarea del directivo
De una manera muy sencilla, podemos definir la tarea del directivo como conducir al equipo humano de la empresa para la acción, a fin de cambiar la realidad, obteniendo resultados con eficiencia. “La empresa es, en primer lugar, una organización humana alservicio de las personas, y sólo después es una organización económica.” esa tarea, y cómo va configurando la identidad del directivo, de un modo que es mucho más rico que lo que suelen contener algunas teorías sobre la empresa, pero que no resulta necesariamente incompatible con ellas, en cuanto que esas teorías pueden entenderse como casos particulares de una concepción más amplia. Y trataré dehacer notar cómo la identidad así bosquejada no es incompatible con la identidad cristiana del directivo, sino que esta puede resultar una descripción adecuada (no la única) de lo que es ser un buen directivo, desde el punto de vista técnico-económico, social y moral.
La empresa es, en primer lugar, una organización humana al servicio de las personas: de aquellos que están fuera de ella, comoconsumidores de los bienes y servicios que produce; de aquellos que forman parte de ella, como propietarios, directivos y empleados, y de los que se relacionan con ella, como clientes, proveedores, etc. Y sólo después es una organización económica, al servicio de la eficiencia. Por eso, “la empresa está llamada a realizar (…) una función social –que es profundamente ética–: la de contribuir al...
tracking img