En defensa de lo accidental. odo marquard

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4712 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Odo Marquard

En defensa de lo accidental

Los accidentes parecen ser uno de los peores enemigos de la libertad y la dignidad humanas. Sin embargo, en las siguientes páginas quisiera decir algunas palabras en favor de lo accidental y de sus consecuencias.
¿Acaso hablo en contra de la dignidad y la libertad humanas? De ninguna manera. Simplemente pienso que sería un síntoma de deficiencia dela libertad si el hombre tuviese que vivir indignamente más allá de sus medios; es decir, más allá de los medios impuestos por su naturaleza finita. Si opta por no hacerlo así, tiene que reconocer las consecuencias del accidente a través de una defensa de lo accidental. Esta es la tesis que me propongo explicar.

En cierta manera, casi toda la tradición filosófica parece contradecir esta tesis.Cito: "La reflexión filosófica no tiene otro objeto más que el de deshacerse de lo accidental". Este fue el resumen que hizo Hegel ?tal y como lo propone en su texto sobre /La razón en la historia/? De la opinión tradicional. Es raro (y por demás pretensioso) que me atreva
a contradecir a Hegel, ese enorme empirista. Pero me siento obligado a ello.

Deshacerse de lo accidental significaría, porejemplo, deshacerse de los filósofos; pero sin filósofos (así sean amateurs o profesionales) no habría filosofía: en nombre de la filosofía, la filosofía suprimiría a la filosofía misma. Para la filosofía, al menos, lo accidental debe ser vindicado, ya que sólo a través de lo accidental la filosofía cobra
realidad. Deshacerse de lo accidental significaría también, por ejemplo, despojar al hombrede su demasiada?humanidad; pero sin lo?demasiado?humano no existiría el hombre. Acabaría uno, en nombre del propio hombre, suprimiendo lo que hay de hombre en el hombre. Para el hombre lo accidental debe ser vindicado, pues sólo en lo accidental el hombre cobra realidad.

No me propongo aquí exponer la vindicación de lo accidental de manera sistemática; sólo quisiera adelantar unas cuantasreflexiones relevantes y (como cabe esperar de un texto sobre lo accidental) accidentales al respecto, que divido en cuatro partes: el programa de hacer al hombre absoluto y su forma pronunciada en la modernidad; la inevitabilidad de las prácticas comunes; nosotros, los seres humanos, somos más nuestros accidentes que nuestras opciones y la libertad humana depende de la separación de poderes.*I*

Si ?para comenzar con la formulación de Hegel? "la reflexión filosófica no tiene otro objeto más que el de deshacerse de lo accidental", entonces el programa de la filosofía se convierte (y mientras más modernas son las circunstancias más pronunciada es la tendencia) en el programa de hacer al hombre absoluto.

En contra de este programa de hacer al hombre absoluto ?que es un programaantiguo y que ha adquirido formas definitivas en la era de los modernos? se han emprendido diversos intentos filosóficos para llegar a comprender la naturaleza de lo accidental y sus consecuencias. La mayoría se remontan a la propuesta de Aristóteles, desarrollada
extensamente en su /Analítica/, de asumir lo accidental como aquello que no es imposible ni necesario y que, por ende, puede ser diferenteo no.
Así definido, el territorio de lo accidental (o si se quiere: de lo contingente) se convirtió en un problema de tres maneras (por lo menos):
a) como una oposición a lo necesario; b) como una fundación de lo necesario o c) como una búsqueda de senderos imprevistos.

"/Si necessarium, ¿unde contingens/?" (Si existe lo necesario, ¿de dónde proviene lo contingente?) Este dilema ?cuya formamás explícita es: si Dios, después de todo, existe, ¿por qué entonces existen cosas finitas?? desembocó, en la tradición cristiana de la filosofía, en el problema de la Creación y, después (cuando, a partir de Spinoza, la naturaleza comienza a sustituir y desplazar a lo divino de la posición de la necesidad), en el problema de la libertad y el tema de lo indeterminado.
Acaso el accidente no es...
tracking img