Ensayo la ley y el cristiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2488 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LEY Y EL CRISTIANO
Hoy en dia vivimos en un mundo que nos ofrece infinidad de placeres. En un mundo en el que los placeres terrenales bastaban para contentar el alma, en dónde se gozaba de fiestas y se asistía con placer a sangrientos espectáculos por ocio y divertimento y dónde la importancia y jerarquía social estaba basada en las posesiones monetarias de las personas. Este ensayo tienecomo fin exponer los cambios de pensamiento ocasionados por la aparición del cristianismo, tomando a éste no solo como religión, dogma o creencia, sino también considerando sus bases sociales.
A causa de esto se presenta mucha controversia entre estas dos corrientes, formas de agradar a Dios, estilos de vida, el pueblo de Israel tenían la promesa de un rey que les iba a dar libertad, esperaban unrey poderoso, con majestuosidad, realeza, pero dentro de los planes de DIOS había otros pensamientos. Hoy en dia existen diversas doctrinas, que divergen sobre estas posiciones, entre las cuales tenemos a judíos que en la actualidad son un grupo números que solo se rige por la ley de Moisés (EL PENTATEUCO), y no aceptan a Jesús como el hijo de DIOS, el rey de la promesa dada por los profetas,también tenemos doctrinas que creen en Jesús como salvador y señor de señores, pero siguen viviendo bajo la ley con costumbres poco aplicables. El presente ensayo tiene como fin presenta las diferentes posiciones del ser humano como hijos de DIOS.
Hay en el hombre la tendencia a confundir los principios de la ley con los de la gracia, de tal suerte, que ni la ley ni la gracia puedan ser biencomprendidas. La ley es despojada de su austera e inflexible majestad, y la gracia de sus divinos atractivos. Las santas exigencias de Dios permanecen sin respuesta, y el sistema anormal creado por los que así mezclan la ley y la gracia, ni llena ni satisface las profundas necesidades del pecador.
La ley es la expresión de lo que el hombre debiera de ser, y la gracia demuestra lo que Dios es. ¿Cómo, pues,pueden formar unidas un solo sistema? ¿Cómo podría salvarse el pecador en parte por la ley y en parte por la gracia? Imposible. Es necesario que sea salvado por la una ó por la otra.
La ley por Moisés fue dada: más la gracia... por Jesucristo fue hecha. En la ley no había gracia ni misericordia. “El que menospreciare la ley de Moisés... muere sin ninguna misericordia”. Hebreos 10:28. “Malditoel que no confirmase las palabras de esta ley para cumplirlas”. Deuteronomios. 27:26.

El lenguaje de la gracia no es en el monte Sinaí donde se debe buscar. Jehová se manifiesta allí rodeado de una majestad terrible, en medio de tempestad, truenos, relámpagos y fuego, advierte al pueblo que no se acerque, que se mantenga lejos, porque “cualquiera que tocare el monte de seguro morirá”. Aquellascircunstancias no son las que acompañan una dispensación de gracia y de misericordia. En cambio, encajaban perfectamente en una dispensación de verdad y de justicia. La ley no era otra cosa. En la ley Dios declara lo que el hombre debe hacer y lo maldice si no lo hace. ¿Cómo podría obtener la vida por la ley? La verdad es, como Pablo nos enseña, que “la ley entró para que el pecado creciese”. (1)(Romanos 5:20).
La ley era, en cierto sentido, como un espejo perfecto, enviado del cielo a la tierra para revelar al hombre cuanto se había desfigurado moralmente.
Cuando Dios proclamó la ley, el pacto de las obras desde lo alto de aquel Sinaí, envuelto en fuego, lo hizo en un idioma y dirigiéndose exclusivamente a un pueblo. Pero cuando Cristo resucitó de entre los muertos, envió susmensajeros de salvación y les dijo: “Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura”. Cuando Dios le dio la ley a Moisés, y éste bajó del monte con las tablas, aquel día tres mil israelitas fueron muertos. ¡Qué cuadro tan fiel de lo que era el ministerio de la ley tenemos en Éxodo 32, cuando Moisés desciende y arroja las tablas al suelo, ante la realidad del pecado del hombre, y las...
tracking img