Ensayo sobre la ceguera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1438 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Las tres enfermedades del hombre actual son la incomunicación, la revolución tecnológica y su vida centrada en su triunfo personal." – José Saramago

A continuación me voy a referir a la obra “Ensayo sobre la Ceguera”, una aterradora, pero conmovedora historia que nos alerta urgentemente acerca de lo que seríamos capaces de hacer por sobrevivir.

Su autor José Saramago, nació en 1922y es uno de los escritores portugueses modernos más conocidos y apreciados en el mundo entero. Como narrador, poeta y dramaturgo, su obra ha sido traducida a casi todas las lenguas. Algunos títulos importantes son: Manual de pintura y caligrafía(1977), Alzado del suelo(1980), Memorial del convento(1982), La balsa de piedra(1986), Historia del cerco de Lisboa(1989), Evangelio segúnJesucristo(1991), y Ensayo sobre la ceguera en 1995. En 1998 recibió el Premio Nobel de Literatura, siendo el primer escritor portugués en conseguirlo. Vive actualmente en Lanzarote, desde donde participa con intensidad de la vida cultural europea. Su obra Ensayo sobre la ceguera ha sido considerada como una de sus más importantes creaciones.

La obra inició con una situación normal de una ciudad cualquiera, eltránsito y un vehículo que esperaba que el semáforo cambie de color. Pero todo esto cambió en un instante, pues el conductor comenzó a gritar desesperadamente “estoy ciego”, “estoy ciego”. La reacción de la gente fue inmediata, se acercaban, lo veían; e incluso uno de ellos ofreció llevarlo, pero terminó robándole el coche. La desesperación reinaba en él, y junto con su esposa visitaron a unoftalmólogo. Todo era tan confuso para el primer ciego: afirmaba que no veía nada, sin embargo su órgano de la vista se encontraba en perfecto estado, y algo más; su ceguera era algo extraña, ya que no veía oscuridad y tinieblas, sino solamente claridad; una claridad tan intensa que no le permitía percibir nada más.

Para el médico también era algo muy extraño, nunca antes visto; lo que lo hizoinvestigar toda la noche acerca de esa rara enfermedad; para descubrir el día siguiente, que él también había quedado ciego. ¿Era acaso contagiosa una ceguera?. Inmediatamente, el médico llamó a las autoridades locales para comunicarles acerca del inusitado caso. El gobierno, al enterarse de la gravedad del problema y su rápida expansión, decidió designar un manicomio como albergue para los ciegos; yasí aislarlos en cuarentena.
Sin embargo, no era tarea fácil. Los primeros en llegar al albergue fueron precisamente el primer ciego, el ladrón de coches, el oftalmólogo, y su esposa, quien aunque no se había quedado ciega, dijo que lo estaba para poder acompañar a su marido. Después llegaron quienes habían estado en el consultorio del médico aquel funesto día, un niño con estrabismo, una jovende gafas oscuras que padecía conjuntivitis y un hombre con venda en el ojo que sufría de catarata.
El lugar elegido para albergar a los ciegos no había sido el correcto. La epidemia se iba multiplicando en progresión geométrica y cada día había más ciegos y menos recursos para ellos; lo que contempló la esposa del médico con horror y desesperación; ya que a pesar de que aún conservaba la visión,no podía hacer nada para remediar este triste hecho. El cómo se las arreglarán los internados para recoger y repartir la comida siempre escasa, que los militares, vigilantes tras las alambradas, les dejarían en teoría tres veces al día, era problema suyo, igual que aquellos que surgirán del egoísmo y de la maldad que desgraciadamente todos llevamos dentro.

Desde la suciedad y podredumbre quetuvieron que soportar ya desde el primer día, hasta el robo y la violación a manos de un grupo de ciegos que se hacen con el control por la fuerza, la vida dejaría de ser lo que conocían para convertirse en lo más inhumano y cruel que seamos capaces de imaginar.

Se despertaron entonces los más bajos instintos de quienes habitaban allí, y sobretodo la indignación de la esposa del médico,...
tracking img