Estudiante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (674 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La existencia de un dios

En la actualidad ni Dios ni la religión están siendo muy aceptados pero, de todas formas, queramos o no, se encuentran profundamente arraigados en todos nosotros.
Desdenuestras infancias, la sociedad, sin importar su origen, se ha encargado de que pertenezcamos a su religión y sus costumbres como si se trataran de la única verdad, y eso ha supuesto un muro que nos haimpedido ver con claridad la posibilidad de otras razones de la vida y explicaciones.
En este mundo en que vivimos, y quizá también fuera de él, hay infinidad de religiones y cada una de ellaspredica su particular doctrina como si fuese la única verdadera; es decir, todas están convencidas de que las demás son falsas o no tienen toda la verdad.
Prácticamente la totalidad de las tendenciasreligiosas adoran a un ser supremo y omnipotente al que consideran creador de todo lo que vemos y conocemos. Del mismo modo, en casi todas las doctrinas hay un premio o un castigo que recibiremos despuésde la muerte, en función de nuestro comportamiento durante la vida.
Salvando ciertos matices y si analizamos debidamente la cuestión, podremos observar que no hay diferencias de fondo entre todas lasreligiones existentes.
Según estas enseñanzas, es fundamental adorar y amar a ese ser supremo creador de todo, no hay que hacer daño a nadie y se deben seguir ciertas reglas que no difierendemasiado de las más ateas normas de convivencia.
La religión, lógicamente, no discute la existencia de Dios ya que es la base de su razón de ser, pero nunca se ha preocupado de que sus fieles lleguen atener un convencimiento razonado de tal existencia.
Aparentemente, las religiones son el camino para llegar a Dios pero casi siempre ese camino se acaba perdiendo en razones puramente económicas. Siprofundizamos en los sistemas de cualquier doctrina sólo veremos un medio de vida para los que la dirigen, costeado siempre por los fieles creyentes.
No cabe duda que ha de haber ciertos sacerdotes de...
tracking img