Estudiante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (503 palabras )
  • Descarga(s) : 14
  • Publicado : 15 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS BESOS DE MARIA

CARMELITA, LA GALLINA

La tía Lila, que era flaca y tacaña como ninguna, compró una gallina en el mercado con el propósito de ahorrarse el dinero de de los huevos. Una gallinaque creció más que una oveja, que balaba pero no daba lana ni huevos. Una gallina que creció como un caballo, que trotaba y relinchaba, pero no ponía huevos. Una gallina que no creció más. Menos mal.La tía Lila inscribió a la gallina en el hipódromo con el nombre de una comadre suya muy querida, recién muerta, Carmelita. Corrió y ganó. Ganó todas las carreras pero tuvo problemas. Estaba bienque el animal trotara y relinchara como un caballo, pero seguía siendo una gallina, no podía disimular las plumas, y aquello era un hipódromo y no un gallinódromo, aquella era una carrera de caballosy no de gallinas. Los perdedores protestaron.

La tía Lila, para evitar complicaciones y demandas, no volvió al hipódromo.

Todo el mundo se detenía a verla con la gallina amarrada del pescuezo.Se preguntaban para cuantas personas alcanzaría un solo de sus huevos. ¿Y qué tal que fuera la gallina de los huevos de oro? Carmelita no ponía huevos de oro ni de los otros.

La gente le tomabafotos en el parque y las revistas publicaban chismes. Carmelita ni se enteraba: no sabía leer. Los periodistas venían a entrevistar a la gallina, y era la tía Lila quien contestaba todas las preguntas.Mucha gente, mucha fama, ríos de tinta. Pero nadie traía dinero. Las ganancias de las carreras se agotaron. Carmelita, con su apetito de caballo, arrasaba la despensa. La tía Lila, que desde niña comíacomo un pajarito, ya no daba más.

_Voy tener que matarte, Carmelita _dijo_. O si no, vas a matarme.

La gallina, afligida, dejó de comer, trotar y relinchar. Ya no era un caballo sino una ovejaque balaba pero no daba lana. Entonces disminuyó al tamaño de un perro, ladró y espanto a los ladrones.

_ Ya no tengo qué me roben, te lo comiste todo, no me sirves.

La gallina recuperó...
tracking img