Ev viejo que leia novelas de amor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Vivía en una choza de unos diez metros cuadrados en los que ordenaba el escaso inmobiliario.
Conoció a Dolores Encarnación del Santísimo Sacramento Estupiñán Otavalo de niño en San Luis, unpoblado serrano aledaño al volcán Imbabura. Tenían trece años cuando los comprometieron. El matrimonio de niños vivió los primeros tres años de pareja en casa del padre de la mujer, un viudo, muy viejo,que se comprometió
testar a favor de ellos a cambio de cuidados y de rezos.

Al morir el viejo, heredaron unos pocos metros de tierra, insuficientes para el sustento de una familia. El hombrecultivaba la propiedad familiar y trabajaba en terrenos de otros propietarios.

La mujer no se embarazaba. Antonio José Bolívar Proaño intentaba consolarla y viajaban de curandero en curandero probandotoda clase de hiervas. Fue así como decidieron abandonar la sierra y poco antes de las festividades de San Luis reunieron las pocas pertenencias, cerraron la casa y emprendieron el viaje. Llegarhasta el puerto fluvial de El Dorado les llevó dos semanas.

Luego de otra semana de viaje, esta vez en canoa, arribaron a una esquina del río. La única construcción era una enorme choza de calaminasque hacía de oficina, bodega de semillas y herramientas, y vivienda de los recién llegados colonos. Eso era El Idilio.

La pareja se dio a la tarea de construir precariamente una choza. Trabajandodesde el alba hasta el atardecer arrancaban un árbol, unas lianas; luego se les terminaron las provisiones y no sabían que hacer. Aislados por las lluvias, por esos vendavales que no conocían,empezaron a morir los primeros colonos.

Se sentían perdidos, en una estéril lucha con la lluvia que amenazaba con llevarles la choza. Los Shuar, compadecidos, se acercaban a echarles una mano. Pasada laestación de las lluvias, los Shuar les ayudaron a desbrochar laderas de monte, advirtiéndoles que todo era en vano. Al llegar la siguiente estación de las lluvias, los campos tan duramente trabajados...
tracking img