Evolucion monismo dualsmo jurisprudencial argentina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3065 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En el caso Martín y Cía. Limitada S.A. c/ Gobierno Nacional se debate, en el recurso extraordinario, la validez del decreto-ley 6575/58 — sobre derechos portuarios— en cuanto modifica el Tratado de Comercio y Navegación celebrado con la República del Brasil en 1940, que fue aprobado por ley 12.688. La Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió que la inconstitucionalidad alegada resultabainadmisible, y, en consecuencia, el decreto impugnado resultaba aplicable en la especie.

En este caso la Corte Suprema de la Nación opta por una teoría dualista, en la que ambos derechos, interno e internacional, se consideraban órbitas separadas.

Como fundamento de esta respuesta se pueden tomar los siguientes considerandos de dicho fallo de 6 de noviembre de 1963, en los cuales se apartacategóricamente el ordenamiento jurídico interno del internacional, dando una notable primacía al primero de ellos

6) - Que corresponde establecer que ni el art. 31 ni el 100 de la Constitución Nacional atribuyen prelación o superioridad a los tratados con las potencias extranjeras respecto de las leyes válidamente dictadas por el Congreso de la Nación. Ambos -leyes y tratados- son igualmentecalificados por el Congreso de la Nación y no existe fundamento normativo para acordar prioridad de rango a ninguno

8) - Que se sigue de lo dicho que rige respecto de ambas clases de normas, en cuanto integrantes del ordenamiento jurídico interno de la república, el principio con arreglo al cual las posteriores derogan a las anteriores. En su expresión clásica: ‘Leges posteriores priorescontrarias abrogant’, ha sido también admitido como consecuencia necesaria
de la igualdad jerárquica señalada por la doctrina y la jurisprudencia norteamericana, antes recordada

9) - Que corresponde todavía señalar que el derecho internacional, con base en la distinción entre los tratados en cuanto convenios entre distintas potencias y como normas del ordenamiento jurídico nacional interno, remitetambién la solución, en el segundo aspecto, a la organización constitucional respectiva (conf. Kelsen, Hans, «Principles of International Law», Nueva York, 1952, p. 419; H. Lauterpach, «Regles Générales du Droit de la Paix», Rec. del Cours de l’Académie de Droit International, 1937, t. IV, p. 144; Verdross, «Derecho Internacional Público», 3ª ed., Madrid, 1957, p. 72; Oppenheim, «Tratado de DerechoInternacional Público», Barcelona, 1961, vol. I, tít. I, cap. IV, ps. 21 y 22). A lo que debe añadirse que la posible cuestión de orden internacional subsistente es ajena, como principio, a la jurisdicción de los tribunales de justicia internos. Y depende de circunstancias atinentes a la conducción de
las relaciones exteriores de la Nación, sujetas a reclamo por las altas
partes contratantes, acuyo respecto no cabe decisión por esta Corte .

En el caso Ekmekdjian, Miguel Ángel c/ Sofovich, Gerardo y otros, del 7 de julio de 1992 la Corte adopta una posición monista con preeminencia del Derecho internacional,:
El sábado 11 de junio de 1988 el señor Dalmiro Sáenz, en el programa televisivo de Gerardo Sofovich, expresó todo un largo discurso sobre Jesucristo y la Virgen María. MiguelEkmekdjian al sentirse profundamente lesionado en sus sentimientos religiosos por las frases de Sáenz, interpuso una acción de amparo dirigida al conductor del ciclo televisivo para que en el mismo programa diera lectura a una carta documento que contestaba a los supuestos agravios vertidos por Sáenz. Ante la negativa del conductor del programa a leer la carta documento, Ekmekdjian inició un juicio deamparo fundado en el derecho a réplica basándose para ello en el Art. 33 de la Constitución Nacional y en el Art. 14 del Pacto de San José de Costa Rica.

El juez de primera instancia rechazó la demanda con los mismos argumentos empleados por la Corte Suprema al resolver en la causa Ekmekdjian c/ Neustad, “no tiene derecho a réplica por no haber mediado una afectación a la personalidad”. “el...
tracking img