Filosofia adam smith

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8821 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Laissez-Faire, No. 2 (Marzo 1995): 32-51

Adam Smith: Economista y Filósofo
por J. H. Cole1

“Hubo una vez un caballero que leyó la Riqueza de las Naciones; no un resumen, ni un volumen de pasajes selectos, sino la Riqueza de las Naciones en sí. Empezó con la Introducción, leyó el famoso primer capítulo sobre la división del trabajo, los capítulos sobre el origen y los usos del dinero, losprecios de las mercancías, los salarios del trabajo, las ganancias sobre el capital, la renta de la tierra, . . . , sin omitir la larga digresión sobre las fluctuaciones en el valor de la plata durante los últimos cuatro siglos, y los cuadros estadísticos al final. Habiendo completado el primer libro, siguió con el segundo, sin desanimarse por el hecho de que supuestamente contiene una erróneateoría del capital, y una insostenible distinción entre trabajo productivo e improductivo. En el Libro III encontró una historia del desarrollo económico en Europa desde la caída del Imperio Romano, con digresiones sobre diversas fases de la vida y civilización medievales. En el cuarto libro encontró extensos análisis y críticas de las políticas comerciales y coloniales de las naciones europeas, y todauna batería de argumentos en favor de la libertad comercial. Por último atacó el largo libro final sobre los ingresos del soberano. Aquí encontró materiales aún más diversos e inesperados: una explicación de los diferentes métodos de defensa y administración de justicia en sociedades primitivas, y sobre el origen y crecimiento de los ejércitos permanentes en Europa; una historia de la educaciónen la Edad Media y una crítica de las universidades del siglo XVIII; una historia del poder temporal de la iglesia, del crecimiento de las deudas públicas en las naciones modernas, del modo de elegir obispos en la iglesia antigua; reflexiones sobre las desventajas de la división del trabajo, y—el objetivo principal del libro—un examen de los principios de la tributación y de los sistemas deingresos fiscales. El tiempo no nos alcanza para enumerar todo lo que encontró aquí antes de llegar por fin a los párrafos finales, escritos durante los inicios de la Revolución Norteamericana, relativos al deber de las colonias de contribuir a sufragar los gastos de la madre patria. Ahora bien, quizá he exagerado un tanto. Probablemente nunca existió ese caballero” (G. R. Morrow, “Adam Smith: Moralistand Philosopher,” Adam Smith, 1776-1926: Lectures [University of Chicago, 1928]: 156-57).

J. H. Cole es Profesor de Economía, Universidad Francisco Marroquín, Guatemala. Este trabajo contiene, con algunas revisiones, material publicado originalmente en los artículos “The Writings of Adam Smith,” The Freeman, 40 (Feb 1990): 44-46, y “La Teoría del Crecimiento Económico en Adam Smith,” ActaAcademica, No. 10 (Mayo 1992): 57-62.

1

Introducción

Dos siglos después de su muerte, Adam Smith es aún considerado por muchos como la figura más importante en la historia del pensamiento económico. Su célebre obra sobre La Riqueza de las Naciones captó el espíritu del capitalismo moderno, y presentó su justificación teórica en una forma que dominó el pensamiento de los más influyenteseconomistas del siglo XIX y que sigue inspirando a los defensores del mercado libre incluso hoy en día. Sin embargo, aunque pocas personas cuestionarían su importancia para la historia de la ciencia económica, es importante recordar que Smith no era únicamente (ni acaso principalmente) un economista — de hecho, en sus tiempos la economía aún no se había desarrollado como disciplina independiente — y élmismo consideraba su Riqueza como una exposición parcial de una obra más amplia sobre “los principios generales de la ley y del gobierno, y de las diferentes revoluciones que en éstas se han producido en las diferentes épocas y períodos de la sociedad,” obra que deseaba escribir pero que nunca llegó a completar. Más aún, incluso en La Riqueza de las Naciones es evidente que para Smith la ciencia...
tracking img