Flosofos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1162 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Colegio “Don Bosco – El Prado”
Bartolomé Garelli
Bartolomé Garelli

Nombres: Avila Canazas Wara Belen
Condori Lima Gerald Luis
Flores Nicole Evangelina
Flores Laime Nelson Mauricio
Mendoza Apaza Emely Raquel
Poma Camacopa Fernando
Materia: Religion
Curso: 4 To “F”
Nivel: Primaria
Gestion: 2012

1. BARTOLOMÉ GARELLI

Bartolomé Garelli era unpobre muchacho que no tenía casi ninguno de los derechos fundamentales de cualquier persona, era un muchacho de 16 años, huérfano de padres tampoco tenía educación no sabía leer ni escribir, pero cambio su vida cuando conoció a Don Bosco empezado con aprender la señal de la cruz, trajo a muchos amigos y así junto con Don Bosco dio inicio al Oratorio.

2. DON BOSCO CONOCE A BARTOLOMÉ GARELLIEn seguida me encontré con una bandada de jóvenes que me acompañaban por calles y plazas hasta la misma sacristía de la iglesia. Pero no podía cuidarme de ellos por falta de local.
Un encuentro me ofreció la ocasión para intentar llevar a la práctica un proyecto en favor de los jóvenes errantes por las calles de la ciudad, especialmente de los salidos de las cárceles.
El día de la InmaculadaConcepción de María, el 8 de diciembre de 1841, estaba revistiéndome de los ornamentos para celebrar la santa misa. El sacristán José Comotti, al ver un jovencito en un rincón, le invitó a que me ayudara la misa.
- No sé hacerlo, -respondió él, muy avergonzado.
- Ven -dijo el otro-, tienes que ayudar.
- No sé -contestó el jovencito-; no lo he hecho nunca.
- Eres un animal -Ie dijo el sacristán muyfurioso-
. Si no sabes ayudar, ¿a qué vienes aquí?- Agarró el mango del plumero y la emprendió a golpes contra las espaldas y la cabeza del pobre chico.
- Pero ¿qué haces? -grité yo en alta voz-. ¿Por qué le pegas de ese modo?
- ¿A qué viene a la sacristía si no sabe ayudar a misa?
- Haces mal.
- ¿Y a usted qué le importa?
- Me importa mucho; se trata de un amigo mío; llámalo en seguida,que voy a hablar con él.
Llegó temblando y llorando el pobre chico por los palos recibidos.
- ¿Has oído ya misa?- le dije con la mayor amabilidad que pude.
- No- respondió.
- Ven y la oirás; después querría hablarte de un negocio que te va a gustar. Accedió sin mayor dificultad. Era mi deseo quitarle la mala impresión recibida del sacristán.
Celebrada la santa misa y terminada la acción degracias, llamé al muchacho asegurándole que no tenía por qué temer más palos, con la cara sonriente empecé a preguntarle como sigue:
- Amigo, ¿cómo te llamas?
- Bartolomé Garelli.
- ¿De qué pueblo eres?
- De Asti.
- ¿Vive tu padre?
- No; murió ya.
- ¿Y tu madre?
- También murió.
- ¿Cuántos años tienes?
- Dieciséis.
- ¿Sabes leer y escribir?
- No sé nada.
- ¿Sabes cantar? -el chavalenjugándose los ojos, me miró fijamente a la cara, casi maravillado y respondió: -No
- ¿Sabes silbar? - Bartolomé se echó a reír. Eso era lo que yo quería. Comenzábamos a ser amigos.
- ¿Has hecho ya la primera comunión?
- Todavía no.
- ¿Te has confesado?
- Sí, cuando era pequeño.
- Y ahora, ¿vas al catecismo?
- No me atrevo.
- ¿Por qué?
- Porque, los compañeros pequeños saben el catecismo, y yo,tan mayor, no sé nada. Por eso tengo vergüenza de ir a la catequesis.
- Y si yo te diera catecismo aparte, ¿vendrías?
- Vendría con mucho gusto.
- ¿Te gustaría que fuese aquí mismo?
- Vendría con gusto, siempre que no me pegasen.
- Estate tranquilo, nadie te tocará: serás amigo mío y tendrás que vértelas sólo conmigo.
¿Cuándo quieres que empecemos nuestro catecismo?
- Cuando le plazca.
-¿Esta tarde?
- Sí.
- ¿Quieres ahora mismo?
- Pues sí, ahora mismo; con mucho gusto.
Me levanté e hice la señal de la cruz para empezar, pero mi alumno no la hacía porque no sabía hacerla. En aquella primera lección me entretuve en enseñarle a hacer la señal de la cruz y en darle a conocer a Dios creador y el fin para que nos creó.
A este primer alumno se unieron otros; durante aquel...
tracking img