Funciones mentales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8346 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
VÍA PIRAMIDAL REVISIÓN

La vía piramidal: nuevas trayectorias
M.L. Cuadrado a, J.A. Arias b, M.A. Palomar a, R. Linares a
THE PYRAMIDAL TRACT: NEW PATHWAYS Summary. Objective. To review some anatomofunctional aspects of the pyramidal tract which are relevant in clinical practice, especially the newest concepts. Development. a) Although the motor function is better known, the pyramidal tractalso has sensory functions, modulating the transmission of impulses in the spinal cord. In fact, motor function is a recent acquisition on the evolutionary scale. b) Other descending pathways, such as the cortico-reticulospinal path, participate in voluntary movements. However, the pyramidal pathway is necessary for fine movements of the hand. c) Most of the pyramidal fibres control movements ofthe contralateral side of the body, but there are a few fibres which do not cross to the other side and play a part in ipsilateral body movements. These fibres seem to contribute to motor recovery following a brain lesion. d) Classically it is recognized that the motor cortex and pyramidal fibres follow a somatotopical distribution. Nevertheless territories corresponding to different parts of thebody are superimposed to a considerable extent and may be modified on very different occasions. e) Experimentally it has been proved that a circumscribed lesion of the pyramidal pathway does not cause hypereflexia or spasticity. The hypereflexia and spasticity usually seen in patients with ‘pyramidal syndrome’ is due to lesions of other descending pathways. Conclusion. The pyramidal tract isanatomically and functionally related to other neural structures and its activity is therefore integrated within the nervous system. [REV NEUROL 2001; 32: 1151-8] Key words. Motor activity. Motor cortex. Neuroanatomy. Neurophysiology. Paralysis. Pyramidal tracts.

INTRODUCCIÓN Si admitimos que el sistema nervioso está compuesto básicamente por una porción aferente, una integradora y otra eferente, sinduda la más accesible para el observador externo es esta última. La llamada vía piramidal (VP) o corticospinal, la vía eferente por excelencia, es una de las rutas neuroanatómicas más conocidas. También es una de las vías que con mayor frecuencia se lesiona en los pacientes neurológicos, de modo que la expresión ‘síndrome piramidal’ constituye una de las más extendidas en la práctica clínica. Sinembargo, existen muchas ideas equivocadas acerca de la VP, algunas de ellas como legado de los textos clásicos de anatomía y fisiología del sistema nervioso. A lo largo del último siglo se han descubierto diversos detalles morfológicos y funcionales de este y otros fascículos nerviosos, pero tales investigaciones no siempre han alcanzado su plena difusión. Dado que la VP es una de las principalesvías nerviosas, no está de más hacer unas cuantas reflexiones sobre algunos aspectos de la misma que, al menos en algunos casos, pueden resultar novedosos. LA FUNCIÓN DE LA VÍA PIRAMIDAL NO ES EXCLUSIVAMENTE MOTORA Se denomina fascículo corticoespinal (FCE) a un grueso tracto descendente cuyos axones viajan desde la corteza cerebral hasta la médula espinal. El término ‘piramidal’, con el quetambién se le conoce, hace referencia a su paso por las llamadas pirámides bulbares. Existen además fibras corticonucleares o corticobulbares que descienden desde la corteza hasta los núcleos de los pares craneales y que, por extensión, a menudo se engloban dentro del FCE o piramidal [1,2]. A este fascículo se le suele atribuir una función motora. Sin embargo, algunas de sus fibras participan enfunciones sensitivas.

Recibido: 30.11.00. Aceptado tras revisión externa sin modificaciones: 16.12.00.
a Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad Rey Juan Carlos. b Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad Alfonso X el Sabio. Madrid, España.

Correspondencia: Dra. M.ª Luz Cuadrado Pérez. Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad Rey Juan Carlos. Avda. de Atenas, s/n. E-28922...
tracking img