Futbol

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (558 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
GONZALO ROJAS SANCHEZ | HISTORIADOR

Maravilloso: el pase al vacío
 
Cuando contra Eslovaquia, Sneijder, apenas saliendo de su propia área, puso esa pelota a 40 metros que Robben convirtió conzurda sutil; cuando Felipe Melo (poco después, torpe villano) sopló ese balón entre los centrales de la misma Holanda para que Robinho la mandase adentro, no estuvimos en presencia de su majestad elcontragolpe, sino de su excelencia, el Pase al vacío.
¿Dónde está el vacío? En toda la cancha, porque es la vida misma, aparentemente pauteada, supuestamente ocupada por sistemas y estructuras, perosiempre abierta a las posibilidades de la libertad humana.
Hay que saber mirar eso sí.
Y son dos los que deben mirar y jugar con su imaginación: el que tiene la pelota y el que la espera. Los dostienen que fijar la vista en el mismo lugar, en el vacío, en el punto común futuro, aquél donde se hace añicos la tontería ésa de que "mi libertad comienza donde termina la tuya". Porque es justamente enel vacío donde se llena el proyecto común del que la toca y del que la recibe. Ahí las libertades se hacen plenitud.
Dos en una.
La belleza del Pase al vacío está en la proporción: ni tan lejos nitan cerca; ni tanto ni tan poco. Se aprecia en su ejecución la estética de todo proyecto armónico. Porque el vacío se vincula con los jugadores: en torno a cada uno de ellos, por marcados que estén, elvacío es de 5 a 10 metros (la música es una túnica de aire, decía Gabriela Mistral; algo así tienen esos metros en torno a cada jugador: son etéreos, virtuales, lumínicos).
Ahí tiene que ir la ofertadel que envía el balón, ahí se busca la libertad del que espera la proposición, ahí tiene que ir a buscar el proyecto quien se ha ofrecido para concretarlo.
Pero antes, ciertamente el posiblereceptor tiene que moverse, insinuar, ofrecer: la dimensión ética de fútbol en plenitud.
Es la vida misma, en la que pedirle a los demás un carrerón de 50 metros a ninguna parte, es tan torpe como...
tracking img