Gerencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2355 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD YACAMBÚ
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
SEMINARIO GERENCIA AVANZADA:
DISEÑO DE INVESTIGACIÓN EN GERENCIA I

PAUL RICOUER (1913-2005)



Docente: Dra. María Lourdes PiñeroParticipante del Doctorado: Marco A. Perdomo V.

Barquisimeto, 15 de Febrero de 2011
Acción sobre el PsicoanálisisMe parece que un terreno en el que coinciden hoy todas las indagaciones filosóficas es el del lenguaje. Ahí se cruzan las investigaciones de Wittgenstein, la filosofía lingüística de los ingleses, la fenomenología surgida de Husserl,los estudios de Heidegger, los trabajos de la escuela bultmanniana y las otras escuelas de exégesis neotestamentaria, los trabajos de historia comparada de las religiones y de antropología que se ocupan del mito, el rito y la creencia y,por fin, el psicoanálisis.Paul Ricoeur.2 Freud, una interpretación de la cultura |
Declaración que se completa con la siguiente: (y nosotros) somos precisamenteesos hombres que disponen de una lógica simbólica, de una ciencia exegética, de una antropología y de un psicoanálisis, y que —por primera vez, quizá— son capaces de abarcar como una cuestión única la del renombramiento del discurso humano” (Ricoeur, 1985, p. 7).
Acorde con estas citas, se tendría, entonces, que plantear la pregunta sobre el po-sicionamiento del psicoanálisis en ese contexto, asícomo los del psicoanalista, el analizando o paciente y el investigador del psicoanálisis.
De qué manera el psicoanálisis nombrado así, en abstracto, puede insertarse en el “remembramiento del discurso humano”, sería la siguiente cuestión a dilucidar, es decir, aclarar, hacer sobre ella la luz. Iluminar que no explicar, ya que la pretensión de quien explica es la de dar cuenta exacta y precisasin dejar espacio alguno para la duda o la indeterminación. Que esa sería la diferencia entre quien pretende comprender y quien intenta explicar hasta las últimas consecuencias para darse a entender, entender o entenderse.
Ya Dilthey a fines del siglo pasado hacía una diferenciación tajante entre explicar (erklären) y comprender (verstehen) en ese sentido. La explicación con su afán deexhaustividad, se vale del análisis, es decir, la descomposición en partes, la observación y la experimentación, para explicar —fiel al principio de causalidad— el objeto, motivo de su estudio. Por ello, conviene más a las ciencias naturales que a las llamadas “ciencias del espíritu” (Geistenwissenschaften) por el propio Dilthey. En el caso de éstas últimas, la explicación resulta insuficiente y en ocasionesincluso imposible, mientras que la comprensión les atañe de manera directa puesto que radica en la “captación de las relaciones internas y profundas mediante la penetración en su intimidad, respetando la originalidad y la indivisibilidad de los fenómenos”(Martínez, 1989, p. 63).Propuestas de esta manera las cosas y partiendo del supuesto de que el “psicoanálisis” otra vez en abstracto, es una“ciencia del espíritu” tendríamos, necesariamente, que insertarlo en el campo de la comprensión y no de la explicación, ya que resulta imposible hacerlo en este registro así, de facto. Pero semejante aserción implica una aclaración, que no explicación, acerca de lo que estamos comprendiendo por “abstracto” en este contexto. Para ello acudo de nuevo a Paul Ricoeur quien afirma que: “En las cienciashumanas, la ‘teoría’ fundamenta los ‘hechos’ mismos; los ‘hechos’ del psicoanálisis se establecen por la ‘teoría’; en lenguaje freudiano, por la metapsicología; juntos es como la ‘teoría’ y los ‘hechos’ pueden ser invalidados o confirmados” (Ricoeur, 1983, p. 57).
Y si atendemos a la pregunta acerca del estatuto óntico del psicoanálisis tendremos que tratar de responder desde el ser mismo del...
tracking img