Gestos y actitudes en las batallas del cantar de mío cid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5762 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
| |

Gestos y actitudes en las batallas del Cantar de Mio Cid

Jordi Bermejo Gregorio

Nota introductoria

En los 3730 versos que se conservan del único manuscrito del Cantar de Mio Cid (sin contar los folios desaparecidos), el arte de la guerra es la herramienta que permitirá aRodrigo Díaz de Vivar recuperar la honra perdida con el destierro forzado y por el cual pasará de ser infanzón de la corte de Alfonso VI de Castilla a señor de Valencia, reconquistando territorios de la actual Zaragoza, Teruel, Castellón y Teruel a los sarracenos. Es por la importancia capital del buen arte de hacer la guerra (siguiendo los patrones de hacer la guerra del Alto Medievo) que, en laforma literaria de esa histórica hazaña del que los enemigos de la cristiandad ya lo llamaban el “cid” (“señor” en árabe), tienen relevancia todos los gestos ligados a un código simbólico que aparecen en el cantar épico castellano por excelencia. Importancia de significados de cada uno de los gestos que aparecen aludiendo a un concepto propio de la ideología de la época y bellamente sintetizados enuna representación del cuerpo humano, una acción, un gesto.

De entre los múltiples gestos y acciones que aparecen en el Cantar, he querido atender a los de carácter bélico que aparecen en circunstancias de las batallas. En ellas la preparación del combate, el desarrollo y la conclusión de la lid aparecen delicadamente narradas y detalladas. Son cinco: la toma de Alcocer (vv. 570-793); labatalla contra el Conde Remont de Barcelona (vv. 985-1023); la conquista de Valencia, en la que se engloba también la derrota al Rey de Sevilla (vv. 1197-1262); la batalla contra el Rey de Marruecos (vv. 1673-1798), y, la última del Cantar, la batalla contra Bucar (vv. 2355- 2464)[1].

La naturaleza de los gestos bélicos

Gran parte de la historia del hombre se ha escrito con lasguerras. El potencial de un territorio (no un estado aún) o de un señorío o reino medieval residía en su fuerza bélica. Hasta tiempos más modernos (y a veces ni aún así) unos pueblos gobernaban tierras muy lejanas de las du su origen gracias al empuje brutal de la fuerza. Sólo así se explica que Alejandro Magno llegara a la India, el Imperio Romano a Britania, Gengis Khan llegara al Principado deUcrania y los musulmanes conquistaran casi toda la Península Ibérica. Podrán haber pasado millones de años, pero el ser humano se sigue nutriendo por el hambre de poder y la ambición. Esta ambición ha hecho que en una época inestable política y socialmente como fue la Edad Media se quisiera reconquistar los territorios peninsulares por los reinos cristianos. Y así, un infanzón de la localidad burgalesade Vivar llamado Rodrigo Díaz tuviera que partir, precisamente hacia los territorios de los infieles, para restaurar la honra perdida. Es decir, que el Cantar del Mio Cid es mucho más que un relato de guerras y conquistas y de la vida y costumbres medievales; es la lenta restauración de la honra perdida, de la dignidad del ser humano. En esto no hay época ni tiempo que predomine, porque el almahumana es atemporal.

Para llevar a cabo la difícil empresa de volver a tener el favor del rey o del señor en el siglo XI, únicamente había una forma de hacerlo: a través de ofrendas en conquistas al rey demostrando así su lealtad a pesar de los pesares. La forma la manda la época, el contenido no. Es por eso que con las conquistas, Rodrigo Díaz de Vivar repuso su honra y su estado devasallo del Rey. El Cantar traspasa a la literatura esa lucha del Cid contra los elementos malignos, impíos y corruptos de su más inmediato contexto y con los medios de la forma de escribir en una época donde el analfabetismo regentaba a la mayor parte de la sociedad y sólo la representación y la recitación de los jugares podía transmitir esa historia del burgalés que (a modo de casi exemplum moral)...
tracking img