Graffiti

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2370 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
 Democracia y autoritarismo
Según es fama, a lo largo de los últimos años nos hemos acostumbrado a pensar el cambio político en México sobre el eje privilegiado que distingue "autoritarismo" y "democracia". Con ser una parte de la verdad, creo que esta manera de ver las cosas deja en la penumbra un asunto de creciente importancia: la solución a los problemas de la construcción democrática nonecesariamente implica establecer un orden político eficazmente gobernable. De este modo, buena parte del debate entre los analistas ha ido por el lado de establecer si México es "más o menos" democrático, o si se ha liberalizado "más o menos", pero se le ha prestado menos atención al hecho de que el México de hoy es bastante menos gobernable que el de ayer. Y en este asunto en nada nos ayudaráesgrimir una imagen ingenua de las bondades, de las incuestionables bondades, de la democracia.
A mi manera de ver, la transición política que México está viviendo tiene dos caras: por un lado, un cambio al nivel de lo que habitualmente se llama la forma de gobierno, pero por otra parte, este complejo proceso de cambio involucra también el tránsito hacia un nuevo paradigma de gobernabilidad deperfiles todavía inciertos y en gestación. Se trata de una transición con dos frentes, porque mientras una cara mira el conjunto de reglas que determinan quien y bajo qué condiciones ejerce el poder, la otra cara mira el problema de su ejercicio eficaz. En este último caso, nos referimos a ese oscuro pero institucionalizado entramado de reglas, escritas y no escritas, entre factores reales de poder,que garantizó estabilidad a lo largo de décadas.
Naturalmente, remarcar el hecho de que la gobernabilidad se finca primordialmente en el ejercicio efectivo del poder, no significa menoscabar los componentes consensuales y legitimadores del ejercicio del gobierno; de hecho, sin un grado importante de consenso es difícil pensar que las medidas de un gobierno se vuelvan eficaces. Pero aun así esnecesario contrapesar una imagen demasiado difundida de la transición (un cambio en el patrón legitimatorio plasmado al nivel de las reglas de juego del régimen político), con la consideración del cambio en el patrón de reglas capaces de mantener un orden político estable en el cual sea posible ejercer, de manera previsible, un control efectivo sobre variables y actores sociopolíticos claves.
Despuésde lo sucedido en los últimos meses, a nadie escapa que ese antiguo paradigma de gobernabilidad se ha venido debilitando de manera paulatina, y en los últimos tiempos, de modo espectacular. Pero aquí surge una paradoja digna de la mayor atención: si bien la declinación del paradigma de gobernabilidad autoritario coadyuva al proceso de transición a la democracia, habida cuenta que esa declinaciónconfigura una mayor "dispersión" fáctica de las fuentes de poder (del centro político hacia la periferia, de la Presidencia hacia el mayor control parlamentario y ciudadano, del partido de gobierno a un incipiente sistema de partido competitivo, etc.), el proceso de transición democrática no recrea, per se, un nuevo paradigma de gobernabilidad. En ese nuevo paradigma —dice la doctrina democrática—se deberían eliminar (¿se deberían eliminar?) los viejos mecanismos que hacían gobernable el antiguo sistema (léase, por caso, redes clientelares y dispositivos corporativos), reemplazándolos por la lógica competitiva de los partidos políticos. Más allá del hecho de que el Congreso es un mal sucedáneo para los acuerdos entre el capital y el trabajo —cosa que dejo para discutir en otro momento—quisiera ilustrar mi argumento con un mecanismo específicamente político, si es que vale la expresión.
En efecto, el revés de la trama argumental que presento se aclara mejor cuando intentamos iluminar la "caja negra" del sistema político mexicano desde una perspectiva comparativa. Así, una nota distintiva del sistema ha sido que las condiciones de ejercicio del poder forman (o más bien, formaban)...
tracking img