Hasta que la muerte los separe...

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1627 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hasta que la muerte los separe…
Una de las dificultades más recurrentes en la política, al menos en nuestro país, es distinguir los ámbitos de actuación del Estado y de la Iglesia católica; hablar de Iglesia y de política es abrir las venas de la emoción, de la polémica, como si todos los implicados fueran miembros de alguna institución, como si todos pertenecieran a la “cofradía del santoreproche” (frase de Joaquín Sabina), todos levantan la voz para justificar ya sea el poder de Dios, el del hombre o ambos; aunado a esto existe un tercer implicado en esta peligrosa relación, pues no conforme con ser un temible duopolio, los medios de comunicación se han colocado en el tercer vértice para así formar el triángulo inquebrantable.
Por razones como ésta es difícil percibir con claridady madurez como es que se relacionan las tres instituciones, porque aunque si bien las tres partes implicadas niegan y desconocen cualquier tipo de vínculo, se relacionan, con amor o con odio pero lo hacen; la intención de estas líneas es demostrar lo anterior y dar cuenta de que aunque si bien desde hace mucho tiempo se habló de un divorcio definitivo con carácter de inapelable; Iglesia y Estadoen México permanecerán juntos indefinidamente y no sólo esto, si no que apegándose a la realidad de estos tiempos postmodernos aceptaron a un tercero en su apasionada relación.
Hablando de la relación Iglesia-Estado nos encontramos con un tema bastante antiguo: se remonta, por lo menos, al siglo V cuando el papa Gelasio I utilizó la figura de las “dos espadas” para diferenciar a las dosinstituciones y decir a quién le correspondía ostentar el poder soberano. En la época medieval, como es bien sabido, esta lucha se inclinó a favor del Papa sobre el emperador o los reyes. El argumento que se utilizó en aquel entonces para justificar la supremacía eclesiástica fue la subordinación que los poderes terrenales le debían al sacro poder divino. Como encarnación de la religión única yverdadera, el Vaticano asumió la prerrogativa de investir a los gobernantes de la legitimidad necesaria para gobernar; la autoridad no la daba el pueblo, sino Dios. [ (Camp, 1998) ]
La declinación del poder eclesiástico sobrevino cuando apareció la cultura moderna, es decir, la cultura laica e inclusive en algunas ocasiones escéptica, a la cual contribuyó una grandiosa expansión de expresionesartísticas ya no controladas por la Iglesia Católica; la tolerancia en el ejercicio de diferentes cultos religiosos, el desarrollo del método científico, el florecimiento de la perspectiva humanística, el surgimiento de la sociedad secularizada y por supuesto la liberación comercial [ (Schettino, 2008) ] fue aquí cuando supuestamente se dio la separación, sin embargo aún para 1990 había una lista de librosy películas prohibidas por la Iglesia católica cuya venta, al menos en México, estaba sancionada.
La antigua fuente de legitimidad de la autoridad civil derivada del “derecho divino” fue sustituida por una fuente de legitimidad distinta derivada de algo más “tangible”: los derechos del hombre y del ciudadano. Esa es la base de la soberanía popular a la que se supone hoy está subordinadocualquier tipo de poder, comenzando por el eclesiástico. Las constituciones modernas presumen partir de la premisa de que el único principio válido de legitimidad de la autoridad política es la voluntad de los ciudadanos, pero conforme ha pasado el tiempo no ha sido sino el Estado quien se ha encargado de demostrarnos lo contario. [ (Fernández-Santillan, 2008) ]
Es irónico, pues en pocos países comoen México se expresa con tanta nitidez la formación del Estado nacional como un Estado laico. En 1834 José María Mora propuso reformar la Constitución para resolver la confusión entre Estado e Iglesia, que “supone al poder civil investido de funciones eclesiásticas y al poder eclesiástico de funciones civiles, y ya es tiempo de hacer que desaparezca esta mezcla monstruosa, origen de tantas...
tracking img