Hegel y su fenomenologia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2407 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Razón, Naturaleza y Espíritu

El sistema de Hegel es como una esfera en la que están contenidas otras más pequeñas cada una de las cuales es rigurosamente homogénea con la totalidad. Esta homogeneidad implica a su vez que cada esfera debe contener un número infinito que son réplica exacta las unas de las otras y todas del sistema global y de los sucesivos continentes. La objetivación tal comoapareció en el núcleo de su filosofía es la clave de esta sucesiva e interminable reiteración.

Por lo pronto la Razón en sí misma –es decir Dios o el Lógos antes de que se manifieste en la Naturaleza o de que vuelva sobre sí haciéndose transparente en el Espíritu– no permanece en sí, sino que se proyecta hacia fuera manifestando un universo objetivo. En la medida en que ese ámbito es un desarrollode la propia Razón no tiene más remedio que ser racional desde un cabo al otro, pero en la medida en que es una manifestación tiene el carácter de un universo creado.

A esta salida de la Razón fuera de sí misma llama Hegel Naturaleza. No se trata de una creación en el sentido clásico de la palabra, porque la Razón no produce nada extraño a ella. Tampoco se trata de un panteísmo que identifica sinmás a Dios y al mundo natural porque los dos son momentos sucesivos y diferentes de un mismo proceso.

La ciencia de la Naturaleza es la parte más débil de toda la filosofía de Hegel. En rigor las categorías centrales del sistema están destinadas a entender la historia en su marcha necesaria, es decir racional y al propio tiempo real. Por eso fracasan totalmente al intentar dar razón del mundonatural que sólo de una manera artificial y forzada puede encajar dentro de un molde que no está preparado para él.

Pero por otra parte Hegel no puede prescindir de la Naturaleza. Sin este despliegue externo de la Razón, el esquema circular en virtud del cual el primer principio vuelve otra vez sobre sí, es de raíz imposible. Que el sistema esté obligado a admitir algo tan incómodo para él como losseres naturales que parecen una pura exterioridad inerte demuestra hasta qué punto la objetivación sigue siendo su clave central.

Cuando la Idea, que se ha desarrollado en la Naturaleza se encuentra otra vez consigo misma, entonces decimos que es Espíritu, el momento culminante y verdaderamente nuevo en la filosofía de Hegel. En el Espíritu está la Razón pero en cuanto principio plenamentedesarrollado en la Naturaleza. Está también la Naturaleza pero en cuanto manifestación puramente externa de la Razón o Idea. El punto de inflexión de este proceso circular señala simultáneamente el pleno desarrollo de la Naturaleza en el hombre y el primer principio del Espíritu en el alma humana.

El alma es según esto el principio primero del que emergen todas las manifestaciones y desarrollos delEspíritu. Pero tomada como tal principio inmediato se objetiva en la consciencia. En efecto, toda consciencia es en primer lugar conocimiento de un algo exterior, de un objeto, pero es además conocimiento de sí mismo en cuanto sujeto que conoce. El mismo término consciencia quiere significar una presencia simultanea e inseparable (cum scire) del sujeto y el objeto, que mantienen en esta primeraexpresión del alma hacia fuera, una íntima dualidad, que al propio tiempo lo une y los distingue.

Esta dualidad sólo desaparece cuando el Espíritu en un tercer momento está ensimismado. Ensimismarse quiere decir entrar dentro de sí y descubrir el principio interior y oculto de donde surgen todas las determinaciones externas aparentemente contingentes. En esta entrada dentro de sí se identifican elalma como principio y la consciencia como principiado, según el esquema ternario de Hegel. Ahora bien el Espíritu entendido como entrada en sí mismo es un sujeto, y las dos nociones de espíritu y de subjetividad parecen inseparables y así ha sido por lo menos en todos los filósofos anteriores. Hablar como habla Hegel de Espíritu Subjetivo tal parece una redundancia.

El sujeto es en primer lugar...
tracking img