Hijo secreto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 135 (33629 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hijo Secreto
Kim Lawrence
2º Trillizas Lacey

[pic]

Hijo Secreto (1999)
Título Original: The Secret Father
Serie: Las Trillizas Lacey, 02
Editorial: Harlequín Ibérica
Sello / Colección: Bianca 1052
Género: Contemporáneo
Protagonistas: Sam Rourke y Lindy Lacey
Argumento: Sam Rourke tenía muy mala reputación: demasiado dinero, demasiadas mujeres, demasiado guapo...
Sin duda, lafama y la fortuna eran una bendición, pero echaba de menos lo más básico: una familia.
Lindy iba a descubrir que el hombre que se escondía tras aquella imagen de donjuán era muy diferente a lo que aparentaba...
Pero había un secreto que Sam no se atrevía a compartir con nadie y Lindy lo descubriría en las peores condiciones...
Capítulo 1
SAM Rourke miró, una a una, las mesas delrestaurante. Reconoció e intercambió saludos con varios miembros de la profesión.

Había tres mujeres solas y ninguna de ellas se parecía a la divina Lacey.

Habló con el propietario del restaurante, quien se había materializado como por arte de magia, y descubrió que la única mujer que no lo miraba era la que él había ido a buscar.

De hecho, era la única persona en toda la sala que no teníalos ojos clavados en él.

«Necesita que todo el mundo lo mire», pensó Lindy.

Obvio la presencia de Sam Rourke y miró el reloj. Su hermana llegaba tarde. Claro que ya era le gendaria la falta de puntualidad de su hermana.

—¿Doctora Lacey?

Lindy dirigió la mirada hacia la voz que había interceptado sus pensamiento.

Como mucha gente en el mundo, había visto con frecuenciaaquella cara en la gran pantalla. Antes de oír su voz, ya se había preparado para una notable decepción. Como todo el mundo sabía, las luces y el maquillaje solían hacer milagros.

Sam Rourke, sin embargo, no tenía nada que agradecer al artificio. Tenía unas largas y espesas pestañas que enmarcaban unos ojos de color zafiro, labios sensuales, esculpidos con toda delicadeza, la mandíbula angulosa ybien dibujada...

—Señor Rourke —dijo ella, como si estuviera más que acostumbrada a encontrarse con estrellas internacionales a la hora de la comida.

—Hope no ha podido venir —sin esperar la correspondiente invitación, se sentó frente a ella—. Me pidió que viniera en su lugar y le enseñara el camino a su casa.

Así que Sam Rourke sabía dónde vivía su hermana. ¡Qué curioso! Lindy nopudo evitar especular sobre la relación que podría haber entre su hermana y Sam Rourke. No le había contado nada sobre él, más allá de explicarle que era coprotagonista y director de la película en la que llevaban trabajando desde hacía dos meses.

Lindy no sabía si debía o no leer más allá en el hecho de que él supiera su dirección.

Lo que estaba claro era que Sam Rourke y Hope podía seruna pareja muy llamativa y que a ninguno de los dos le vendría mal aquella publicidad.

—No me gustaría... —comenzó a decir ella, poco contenta con la perspectiva de tener que compartir mesa con aquel hombre.

Ya había cometido una vez el error de dejarse seducir por un hombre atractivo. Aquel desengaño había hecho que desconfiara de los hombres guapos.

—¿Ha pedido ya lo que quiere?—miró el menú—. La langosta suele estar buenísima. ¿Cómo está hoy, Albert?

El maitre había aparecido por arte de magia a su lado. Sin esperar respuesta, Sam Rourke continuó.

—Tráenos dos.

—Me da alergia el marisco.

—¡No puede ser! —exclamó Sam.

—No, no puede ser, de hecho, no es así —respondió ella—. Pero podría haberlo sido.

—Gracias, Albert —el camarero se marchó.—No recuerdo haberle pedido, en ningún momento, que se sentara conmigo.

Sam la observó detenidamente. Era la primera vez que se fijaba realmente en ella.

No era una de esas bellezas llamativas. Tampoco hacía nada para que lo fuera. Su atuendo era neutro y sencillo. Pero tenía unas bonitas facciones, dulces y delicadas, y un cuerpo realmente hermoso. El cuello largo y delgado era...
tracking img