Historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (512 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Érase una vez, una luciérnaga azul muy especial que un día chocó con una luciérnaga rosa, que era mucho mas brillante aún, la mas bella que jamás hubiera conocido, la vió a los ojos, la escuchócantar y la luciérnaga azul de inmediato cayó enamorada de su luz, fue así que decidieron comenzar la difícil tarea de amarse.

Al principio todo fue perfecto, sonrisas, miel y toda la ilusión que giraal inicio del amor, pero un día a la mitad de un beso se dieron cuenta de que algunos habitantes del pantano, los miraban fijamente, les molestaba tanta luz.
Las luciérnagas, ciegas de amor, no veíanla realidad, entre tantas voces la luciérnaga azul y la luciérnaga rosa dejaron de escucharse y empezaron a escuchar a los demás... fue así que el amor se convirtio en dolor.

Cada uno intentóseguir su camino y encontrar en otras criaturas un brillo semejante, la luciérnaga rosa se enamoró de nuevo, esta vez de un ave del sur.

Sin el brillo de su amada, la luciérnaga azul tenia el corazón aobscuras y en el silencio, le escribió miles de poemas y canciones.

El estanque entero recibió en su corazón estas canciones haciéndolas suyas, entonces la luciérnaga azul decidió cantar paratodos, olvidandose de si mismo.

Un dia la luciérnaga azul despertó y mirandose al espejo se dió cuenta de que se había convertido en un dragón, como no estaba acostumbrado a sus nuevas alas, lastimó ados princesas, una muy “linda” y otra, habitante y dueña del “castillo”.
El dragón descubrió que le era imposible olvidar su origen y que no podía dejar de amar a su luciérnaga rosa, la que en elpasado le cantaba mientras lo guiaba...así que tomó una decisión.

Cansado del dolor y de la soledad, el dragón se puso en manos del destino, volvió al pantano y se encontró en una fiesta pantanal a suamada luciérnaga rosa, la que le había despertado las mejores cosas de su vida, más que los viajes, más que las princesas, más que el más grande sentimiento que cualquier luciérnaga hubiera...
tracking img