Historias del teatro de marionetas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6134 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DEL TEATRO DE MARIONETAS

A través de la historia de la humanidad el teatro, y más concretamente el teatro de muñecos, ha estado presente en la formación del hombre y en su elevación espiritual.

Los Misterios de Eleusis o la producción dramática de Esquilo dan buena prueba de ello, aunque con el correr del tiempo y la decadencia de la civilización se haya perdido el sentido mágicoque este Arte ejercía sobre el público.

Bid Baird cuenta un mito acerca del nacimiento de la máscara, que ocurrió hace quince o veinte mil años en las profundidades de las cavernas; un chamán se inclina sobre la cabeza de una vaca. Las paredes de piedra de la caverna están cubiertas de pinturas representando animales. Una corte de bisontes, vacas, caballos y toros gigantes se mueven en ella. Elchamán, que sabe interpretar los signos y presagios y comunica con las Divinidades y los Demonios del Mundo Invisible, hace un agujero en la cabeza de la vaca desde la articulación de la mandíbula hasta el cráneo, creando así la primera máscara.

En todas las civilizaciones y continentes existen, como piezas arqueológicas, máscaras que representan personajes, héroes o divinidades, y que fueronutilizadas para transmitir algo al público, como la máscara precolombina de Tumaco en Colombia, la ritual de Mongolia, la del teatro Noh en Japón, la de madera hindú, la ritual de los boining, o la de arlequín realizada en cuero por la commedia Dell'Arte. Y en el Museo del Louvre se encuentra una cabeza de chacal muy antigua, de terracota articulada, que proviene de Egipto.

Remontándonos a loque quizás fueran los comienzos del teatro de marionetas, encontramos otra interesante pieza. Se trata del diminuto teatro de figuras articuladas que se encontró en Antinoé, ciudad construida junto al Nilo por el Emperador Adriano. Se trata de una cabina montada sobre una barca plana de madera. Dos puertas de marfil se abren para revelar una escena en el interior, con dos columnas que sujetan untriángulo. Aún se pueden ver restos de cuerdas que servían par mover figurillas articuladas de marfil. Este teatro estaba destinado a expresar un rito mágico y religioso.

Herodoto en el siglo V a.C. también habla de figurillas articuladas movidas con alambres. Cita una figura de la fecundidad que era llevada en procesión por los egipcios en las festividades en honor a Osiris.

En el MuseoErmitage de Leningrado hay una figura de terracota que también representa la fecundidad y que podría haber sido exhibida en ceremonias en honor a Osiris. Tiene 25 cms. De alto, en la mano derecha porta un sol estilizado y en la izquierda una espiga de trigo. Debajo de la ropa están atadas las piernas, que fueron movidas por cuerdas.

Luciano de Samosata, seiscientos años después que Herodoto, habla deun oráculo en honor a Júpiter Amón en Heliópolis. La estatua debía moverse para hablar al público participarle de los Misterios. Para ello los sacerdotes movían la estatua, que contestaba a las súplicas y ruegos. Herón de Alejandría explica cómo un complejo sistema conseguía mover la figura. El propio Herón tenía un teatro con mecanismos automáticos que representaba un drama de un incendio, unatempestad y un naufragio. En él se veía a la flota griega regresando de Troya.

Jenofonte hace una descripción de una visita suya en el año 422 a .C. a la casa del ateniense Callias. Este tenía contratado un marionetista de Siracusa para distraer a sus huéspedes.

Aristóteles, para explicar la simplicidad con que el Creador gobierna el Universo, dice que todo lo que es necesario es un acto devoluntad, lo mismo que se manejan las marionetas tirando de un hilo a voluntad del marionetista.

El médico Golien compara los hilos de las marionetas a los músculos del hombre. Platón ve en ellos el empuje enfrentado de sus pasiones. Horacio en sus sátiras compara la falta de voluntad del hombre a la sumisión de la marioneta que obedece a los caprichos del manipulador. Más tarde Marco Aurelio...
tracking img