John locke

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3389 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
John Locke (1632-1704) constituye una figura un tanto sombría pero poderosa en el pensamiento político occidental. Es, seguramente el menos consistente de los grandes filósofos de la política. Es notable, por ejemplo, que su filosofía del conocimiento no tiene ninguna vinculación con su filosofía política. Su pensamiento, pues, no se integra en un sistema tan sólido y hermético como el de Hobbes.Si las conclusiones políticas de Locke parecen el opuesto exacto del pensamiento hobbesiano, es importante tener en mente que los Dos Tratados sobre el gobierno civil son una respuesta a Robert Filmer, el autor del Patriarca, no un alegato contra el autor del Leviatán. Normalmente se busca contraponer la filosofía politica de John Locke con la de Thomas Hobbes. Hay, desde luego, importantesdiferencias entre estos sistemas. Resulta evidente que las conclusiones de cada uno de ellos es diametralmente opuesto: el absolutismo por un lado, el constitucionalismo, por el otro. Pero es importante señalar que Locke gira alrededor de la órbita hobbesiana. Locke se monta en el modelo hobbesiano, dando a sus categorías un contenido distinto. No discutió contra Hobbes, discutió dentro de él.Nadie, escribe Peter Laslett, que haya querido fundar un gobierno en el consentimiento pudo haber evitado el influjo del gran Leviatán. En su diario, John Locke llegó a anotar: Hobbes. Con no poco gusto he leído los libros del señor Hobbes De Cive y su Leviatan sobre los derechos de la soberanía que, según sé, ningún hombre hasta ahora ha desarrollado tan amplia y juiciosamente
El perceptible sentidopolémico de los Ensayos sobre el gobierno civil se dirige contra Robert Filmer, no contra Hobbes. Filmer, dice Laslett, era el hombre del momento cuando Locke componía sus escritos políticos. Por ello sería conveniente analizar, aunque sea brevemente, su pensamiento.
Sir Robert Filmer es memorable por su obra Patriarcha. Su subtítulo es revelador: El poder natural de los reyes, defendido contrala libertad antinatural del pueblo mediante argumentos teológicos, racionales, históricos y legales. No se trata de una obra valiosa por su originalidad sino, más bien, relevante por representativa. Su fama se debe básicamente al hecho de que fue refutada brillantemente por uno de los fundadores del pensamiento constitucional contemporáneo.
El escrito de Filmer polemiza con los enemigos delpoder monárquico que son, a su juicio, los jesuitas y los calvinistas. Las nociones voluntaristas del poder político eran terriblemente peligrosas. La monarquía, decía, ha sido crucificada por “dos ladrones, el papa y el pueblo.” Filmer se propone demostrar que el poder monárquico es natural y, por lo tanto, incuestionable. Las fuentes de su obra son las Escrituras, Bodin y Aristóteles. Creía que losdatos políticos más importantes están contenidos en las páginas iniciales del libro del Génesis en donde se cuenta la historia de la creación. Ahí está el hecho político por excelencia. De la nada, crear el mundo. La Biblia registra que Dios dio el mundo a Adán. De este modo, si Adán fue el Señor del mundo y sus primogénitos heredaron su poder, entonces los reyes son descendientes directos deellos.
La noción de que existió un tiempo en que el hombre existió sin gobierno es falaz. El hombre no nace libre, nace indefenso y sometido al poder absoluto de su padre. El poder del gobierno es idéntico al gobierno de un padre supremo. Para confirmar el derecho natural del poder regio, Filmer señala que el principio que sostiene la obediencia política está sellado en el mismo decálogo. Lasentencia es inequívoca: “Honrarás a tu padre.” Honrar al padre: obedecer al monarca.
El padre, como el rey, tiene ciertas obligaciones con sus hijos. El monarca debe cuidar, alimentar, vestir, educar y defender a la comunidad. Pero esta obligación no se funda en un derecho del pueblo sino en una obligación frente a Dios. El poder del monarca, que no se instituye con la intervención del hombre sino...
tracking img