Jung

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2026 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Corazón Radiante





[pic]





 Alicia Torres


 


 


           Antes de que la situación política se convirtiera en Venezuela en el absorbente tema que es hoy, los graffiti con mensajes amorosos solían predominar en Caracas. Había uno en Valle Arriba que me gustaba especialmente. Tenía un corazón flechado y sangrante. “Anita –decía- con amorosa fe y paciencia, teespero’. El órgano vital de la emoción está aquí herido, es decir, está abierto. El sentimiento fluye libremente. La apertura de la herida es como la pupila de ojo: el corazón puede ver. ‘Amar es ver’, dijo el místico medieval Richard de St. Víctor. No puede haber relación si estoy ensimismado, si no hay otro, un otro que reconozco.   La apertura, la pupila y el ver, me acercan a la idea de la luz yme dejan acercarme a la imagen de la que quiero hablar ahora en relación a Eros y poder. La imagen del Sagrado Corazón.


Entronizado en el centro de mi casa familiar hay una gran imagen del corazón de Jesús que pertenecía a mi abuela materna, lo tenía en su sala y decía que él le hablaba. Ha sido testigo de cada felicidad y cada tristeza de tres generaciones de vida familiar. Su mano derechaapunta al corazón visible en el pecho. El corazón está herido y coronado por espinas, pero está transfigurado: tiene una llama viva en el centro, e irradia luz en todas direcciones. Esta es la figura que quiero proponer como síntesis de estos dos opuestos que son el eros y el poder, pero la lectura de la imagen por el ojo desprevenido presenta ciertos problemas que quiero abordar.


 (Voy asaltarme aquí la discusión post-moderna sobre la estética del kitch, de la imagen masificada y de-significada, que trae implícito en este caso el tratamiento popular de la imagen del Corazón de Jesús y las imágenes devocionales en general.  Pero sí quiero apuntar brevísimamente, algo sobre el problema de la sentimentalización de las imágenes religiosas, parafraseando lo que George Orwell ha dichosobre las palabras: hay que tener cuidado con lo que hacemos con las imágenes debido a lo que las imágenes pueden hacer con nosotros. Y es que las imágenes banalizadas y el mal arte, van haciendo su trabajo en la sensibilidad corroyéndola como un ácido.)


 Hoy día, en el imaginario colectivo, al corazón se le considera el centro metafórico del sentimiento privado, de las emociones, y por sobretodo del amor romántico. No hay sino que pensar en toda la mercaduría del ‘día de los enamorados’ el 14 de febrero ¿Pero, ha sido siempre éste el caso? Ciertamente no.  Su plena significación se ha perdido ya que el corazón ha sido desde la antigüedad, además del asiento del afecto, el deseo y el sufrimiento, el asiento de la inteligencia. Solía considerarse como el centro donde la inteligenciaindividual se comunica con la universal, con la inteligencia divina. Si hemos de señalar el momento en que el corazón dejó de pensarse como el centro de la inteligencia humana, ese sería aquel en el que Descartes y su filosofía entran en escena coagulando ideas que ya estaban en el ambiente. El racionalismo identificó a la razón con la inteligencia, haciendo a la inteligencia solamente razón o al menossu parte ‘superior’, determinando que no hay nada superior al pensamiento racional .De este modo, Descartes situó la ‘sede del alma’ en el cerebro (el alma para él era ‘sustancia pensante’) porque era allí donde veía el origen de la razón. Si bien ésta no era la imagen predominante en la cultura en ese momento, terminó por hacerse colectiva, dejando al corazón abandonado de la inteligencia, deesa ‘intuición intelectual’ que residía en el corazón, quedando el afecto como su único habitante.


 Pero tenemos en la imagen del Sagrado Corazón un recordatorio de los poderes originales del corazón, pues no solo es flameante sino también radiante, y en todas las culturas la luz está asociada a la inteligencia y al espíritu. Luz y calor son propiedades del fuego, y cada una tiene sus...
tracking img