Kathia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 47 (11735 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ESTUDIOS

LA NOCIÓN JURÍDICA DE LA PERSONA HUMANA Y LOS DERECHOS DEL HOMBRE1*'

1. El problema de la noción jurídica de la personalidad humana posee, ante todo, el interés intrínseco de constituir uno de los temas más importantes de la ciencia y la filosofía del Derecho. Pero, además, presenta un interés relativo a la situación actual del hombre; esto es, un interés que sobrepasa los marcospuramente científicos para integrarse en el área de la problemática específicamente humana. Bajo este aspecto se trata de un problema importante, no ya sólo para el jurista, sino para el hombre en cuanto tal, y precisamente por eso se le ha querido desposeer de su importancia, intentando eliminar de la misma ciencia jurídica el concepto de personalidad, al amparo de una filosofía que comenzó poraniquilar la idea y el valor del hombre. Además existe el hecho inquietante de que el mismo hombre europeo ha contribuido con su actitud a esta autodesposesión de su personalidad. Como ha escrito N. Ramiro (1), las tiranías de nuestro presente contemporáneo no son sino el efecto de una fuga: del intento humano de evadirse de sí mismo. Al revés del personaje de Chamisso, el hombre vende su sustanciapara quedarse con su sombra. En vez de hombre, actor, más que dramático, trágico, en cuyo
(*) Este trabajo es el rapport general presentado al Congreso de Derecho Comparado, celebrado en Londres durante el verano de 1950, por encargo del profesor E. BALOCH, secretario de la Academia Internacional de Derecho Comparado. Se publica aquí con algunas ampliaciones y retoques, pero conservándose euestructura y contenido, necesariamente esquemático, y exento de mayores fundamentación y desarrollos. (1) «El porvenir de los derechos individuales», en la Revista Española de Derecho ¡nternncional, rol. II, núm. 2, 1949, pág. 476.

15

LUIS LEGAZ Y LACAMBRA

seno dialogan un antagonista y un protagonista, pero con la peculiaridad y singularidad de que el antagonista es el propio protagonista,el hombre europeo quiere convertirse en títere de un grupo que viva por él. La idea filosófica de la persona tiene un origen claramente cristiano. En el lenguaje de los griegos, la voz persona no tiene aplicación en la filosofía; aquí no hay nada que signifique lo que nosotros llamamos persona. El griego jamás antepuso con valor al verbo ser el yo, haciendo de semejante sentencia fundamento ni dela religión ni del filosofar. Fue Cristo quien dijo de sí que «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida», sintetizando en unidad de persona real, viviente, esa afirmación de suprema vida interior, absoluta independencia, imposible para el Ente de Parménides o la Idea del Bien de Platón, y haciendo posible en programa concreto, personal, histórico, real, la función de verdad, camino y vida en unidadde persona (2). Y si es verdad que todo el programa de la filosofía moderna ha consistido en realizar un «sublime y desesperado intento de apropiarse las funciones de Cristo respecto de Camino (método), Verdad y Vida» (3), será conveniente asentar todo ulterior concepto jurídico sobre la persona en una teoría filosófica que realice el programa del personalismo cristiano, que dé a la persona lo quees de ella, sin que la persona usurpe a Cristo —a Dios— lo que de El es. Necesítase, pues, una teoría de la persona como libertad y una teoría de la libertad como religación. A esta teoría ha hecho aportaciones esenciales el pensamiento de Zubiri, del que destacaremos aquí aquellos conceptos que interesan más especialmente a nuestro problema. La situación primaria del hombre respecto de las cosases estar «frente a ellas». Sus actos son proyectos, algo que el hombre arro(2) D. GARCÍA BACCA, «El plan del filosofar medieval y el plan moderno de filosofar», en Asomante. Puerto Rico, 1, 1950, pág. 6. Sobre la idea de persona en los griegos cfr. AMOR RUIBAL, LOS problemas fundamentales de la filosofía y del dogma, Madrid-Barcelona, s. a., t. V, caps. II-IV, IX-X; vid. pág. 398: «Aunque la...
tracking img