La ética protestante y el espíritu del capitalismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2908 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La investigación de Weber a principios del siglo XX, arrancará con la diferencia de que en un país con población protestante y católica, los protestantes ocupan mejores puestos en la dirección de la industria, además de poseer más riqueza que los católicos. Estudios anteriores a Weber, postulaban que la diferencia radicaba en que los católicos se dedicaban menos que los protestantes a lasactividades más características del mundo moderno, y que además los protestantes, poseían un espíritu más materialista. El autor no está de acuerdo con esta afirmación de que la afinidad entre capitalismo y protestantismo haya que buscarla en ese supuesto espíritu materialista, sino más bien en los caracteres de la religión protestante (puesto que se trata de una religiosidad más intensa con elconsiguiente mayor control sobre la vida del hombre que ésta supone). Por tanto, Weber llegará a la conclusión de que la relación entre capitalismo y religión protestante no esta ligada a ese materialismo que algunos suponen, sino todo lo contrario, a un profundo ascetismo.
Para adentrarnos más en el objeto de estudio, es necesario establecer que “las fuerzas impulsoras del desarrollo delcapitalismo no es básicamente una cuestión sobre el origen de las reservas de dinero utilizables de forma capitalista, sino una cuestión sobre el desarrollo del espíritu capitalista. Donde éste sopla y se deja sentir, él crea sus reservas de dinero como instrumento para su actuación y no al revés”. Por tanto, no es que el desarrollo sistema capitalista desembocara en el nacimiento de la mentalidadcapitalista ( o como Weber la denomina: espíritu capitalista) sino que el surgimiento de este espíritu, favoreció el desarrollo capitalista.
Para poder explicar este concepto de espíritu capitalista, Weber acude a la obra de Benjamin Franklin, escrita en la primera mitad del siglo XVIII. En ella encuentra la formulación de una ética que considera como deber moral el ganar dinero (dejando de ladocualquier consideración hedonista o eudemonista), de esta manera, el hecho de ganar dinero se convierte en un fin en sí mismo. Esto choca con la mentalidad económica que Weber denomina tradicionalismo (la que se da por ejemplo en el catolicismo), ya que se trabaja para vivir, y no al revés, de vivir para trabajar. El trabajo y el enriquecimiento no se considerarán como un deber moral.
Loprimero que destaca Weber en su estudio, es que esta nueva mentalidad no está generada por el desarrollo del capitalismo, como ya se ha dicho, pues esta nueva mentalidad se dio en territorios donde no estaba implantado el sistema capitalista, y sí que lo estuvo en épocas o regiones donde esta mentalidad estaba ausente.
Weber denomina espíritu capitalista a la mentalidad que aspira sistemática yprofesionalmente al lucro como un fin en sí mismo, y es esto lo que le llama la atención, este elemento irracional desde un punto de vista de felicidad individual: la entrega absoluta al trabajo. El espíritu es una mentalidad, una actitud, una disposición psíquica del individuo que se manifiesta en su comportamiento. La calificación de capitalista viene del hecho de que esa mentalidad económicaencuentra en la empresa capitalista moderna su “motor”(y evidentemente la empresa capitalista encontró en esta mentalidad su impulso mental más adecuado).
Por tanto es fundamental que quede diferenciado que, espíritu capitalista y sistema capitalista no es lo mismo, puesto que se comportan de manera independiente entre si, como dice Weber, “la forma capitalista de una economía y el espíritu con el quese la dirige están entre sí, por lo general, en una relación de adecuación, pero no en una relación de ley de dependencia”.
Así pues, el espíritu capitalista será un comportamiento que se le impondrá al hombre como un deber absoluto. Ganar dinero significará seguir una conducta como norma de vida, como obligación moral. De esta manera, la acumulación de capital (hablando de codicia o afán por...
tracking img