La 3er ola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 799 (199628 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 10 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Titulo del original inglés, The third wave Traducción, Adolfo Martín Cubierta. Viano Ediciones Nacionales Circulo de Lectores Edinal Ltda. Calle 57, 6-35, Bogotá Edición no abreviada Licencia editorial para Circulo de Lectores por cortesía de Plaza Janes Queda prohibida su venta a toda persona que no pertenezca a Circulo

Alvin Toffler. 1980 Plaza & Janes. S.A.. Editores. 1980 Impreso yencuadernado por Primer Colombiana Calle 64, 88A-30 Bogotá 1981 Printed in Colombia

2

¿Hemos venido aquí para reír o para llorar? ¿Estamos muriendo, o estamos naciendo? Terra nostra, por CARLOS FUENTES

3

INTRODUCCIÓN
En una época en que los terroristas practican juegos de muerte con rehenes; cuando las monedas se desploman entre rumores de una Tercera Guerra Mundial, arden las Embajadas ytropas de asalto bollan el suelo de numerosos países, nosotros contemplamos, horrorizados, los titulares de los periódicos. El precio del oro —ese sensible barómetro del miedo— bate todos los récords. Tiemblan los Bancos. La inflación se dispara, incontrolada. Y los Gobiernos del mundo quedan reducidos a la parálisis o la imbecilidad. Ante todo esto, un apiñado coro de Casandras llena el aire consus agoreros cantos. El proverbial hombre de la calle dice que el mundo “se ha vuelto loco”, mientras que el experto señala todas las direcciones que conducen a la catástrofe. Este libro presenta una perspectiva completamente distinta. Sostiene que el mundo no se ha extraviado en la insania y que, de hecho, bajo el tumulto y el estrépito de acontecimientos aparentemente desprovistos de sentido,yace una sorprendente pauta, potencialmente llena de esperanza. Este libro versa sobre esa pauta y esa esperanza. La tercera ola es para los que creen que la historia humana, lejos de concluir, no ha hecho sino empezar. Una poderosa marea se está alzando hoy sobre gran parte del mundo, creando un nuevo, y a menudo extraño, entorno en el que trabajar, jugar, casarse, criar hijos o retirarse. En esedesconcertante contexto, los hombres de negocios nadan contra corrientes económicas sumamente erráticas; los políticos ven violentamente zarandeadas sus posiciones; Universidades, hospitales y otras instituciones luchan desesperadamente contra la inflación. Los sistemas de valores se resquebrajan y hunden, mientras los salvavidas de la familia, la Iglesia y el Estado, cabecean a impulsos detremendas sacudidas. Al contemplar estos violentos cambios, podemos considerarlos como pruebas aisladas de inestabilidad, derrumbamiento y desastre. Pero si retrocedemos un poco para disponer de mayor perspectiva, acaban evidenciándose varias cosas que, de otro modo, pasan inadvertidas. En primer lugar, muchos de los cambios actuales no son independientes entre sí. No son fruto del azar. Por ejemplo, laquiebra de la familia nuclear, la crisis mundial de la energía, la difusión de cultos y de la televisión por cable, el incremento del horario flexible y los nuevos conjuntos de beneficios marginales, la aparición de movimientos separatistas desde Quebec hasta Córcega, tal vez parezcan acontecimientos aislados. Sin embargo, lo cierto es lo contrario. Estos y muchos otros acontecimientos otendencias aparentemente inconexos se hallan relacionados entre sí. Son panes de un fenómeno mucho más amplio: la muerte del industrialismo y el nacimiento de una nueva civilización. Si los consideramos como cambios aislados y dejamos que se nos escape su más amplio significado, nos es imposible planear una respuesta coherente y eficaz a los mismos. Como individuos, nuestras decisiones personales carecende objetivo o se hallan impregnadas de un carácter autoanulador. Como Gobiernos, vamos dando tumbos de crisis en crisis, avanzando a bandazos en el futuro, sin plan, sin esperanza, sin visión. Al carecer de un sistema para comprender el choque de fuerzas que se produce en el mundo actual, somos como los tripulantes de un barco atrapado en una tempestad y tratando de navegar sin brújula ni mapa...
tracking img