La casa amarilla costa rica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1209 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
• La Casa Amarilla edificio neocolonial hispanoamericano, obra de un arquitecto norteamericano

El 25 de julio de 1909, en un artículo aparecido en el diario La Información, la satírica pluma de Fabio Baudrit apuntaba que al Palacio de la Paz –que entonces se construía en Cartago– le faltaba nada menos que el salón para visitas.
Esa circunstancia, decía Baudrit, haría que los magistrados de laCorte Centroamericana de Justicia que ahí tendría su sede, debieran ver a sus invitados –según la inveterada costumbre cartaginesa– por la ventana: “al través de la cortina o visillo”.
No obstante, solo unos meses más tarde, la ironía respecto a la obra que había diseñado el arquitecto costarricense Jaime Carranza acabó en tragedia cuando, junto a toda la ciudad de las brumas, el inmueble aquelquedó en ruinas tras el terremoto del 4 de mayo de 1910.
La Corte y su benefactor. El tribunal aquel había empezado a funcionar allí en 1908, un año después de que los cinco países centroamericanos acordaron constituirlo por medio de un documento suscrito en Washington.
Para construirle una sede adecuada a la Corte, el millonario industrial y filántropo norteamericano Andrew Carnegie (1835-1919)había donado $100.000. No obstante, a punto de ser inaugurado, el edificio corrió la suerte dicha.
Afortunadamente, en noviembre de 1910 y para celebrar su septuagésimo quinto cumpleaños, el mismo benefactor creó el Fondo Carnegie para la Paz Internacional y ofreció una suma similar a la anterior para levantarle otro inmueble a la Corte Centroamericana, pero a condición de que se erigiese en unlugar distinto.
Entonces se acordó construir la nueva sede del tribunal en San José, en un predio ubicado en el todavía incipiente barrio Otoya, hacia el costado norte de la Plaza de la Fábrica. En esta ocasión, y también por “sugerencia” de Carnegie, el diseño y la dirección de las obras estarían a cargo de un arquitecto norteamericano.
Así, una memoria de la Corte, fechada en junio de 1917,consigna la visita:
“del Honorable señor Henry D. Whitfield, arquitecto, [...] quien, el 21 de marzo del año en curso, presentó al Tribunal [...] un mensaje de su ilustre hermano político el Honorable Mr. Andrew Carnegie; y también [...] mostró a los Magistrados los planos bajo los cuales se está levantando el edificio que, una vez más, dona a la Corte el eminente pacifista americano”.Ciertamente, Whitfield era hermano de Louise Carnegie, esposa del filántropo, lo que lo hacía su cuñado.
De tendencia ecléctica y muy activo en el primer cuarto del siglo XX, su firma en Nueva York, Whitfield & King, trabajó para la Corporación Carnegie y fue responsable del diseño de muchas de las bibliotecas que la Fundación financió en los Estados Unidos y que constituyen lo más destacado de su obraconstruida.
Restauración nacionalista. De tal modo, como muchas otras edificaciones de carácter político, económico y cultural de la élite josefina de entonces, el nuevo edificio se ubicó en el distrito del Carmen, el de más elevado valor en el uso del suelo desde fines del siglo XIX.
Como toda arquitectura, la suya no escapó tampoco de la influencia de su época.
En 1910, otro terremoto, eneste caso político, había sacudido todo el continente americano: la Revolución Mexicana. Esta, junto a otros eventos en Hispanoamérica y a la Gran Guerra europea (desde 1914), tendría fuertes repercusiones estéticas en Costa Rica.
Desde entonces, nuevas posiciones filosóficas y literarias empezaron a reivindicar lo criollo –hispánico o indígena– como lo propio de la América nuestra.
Por supuesto,el arte y la arquitectura no escaparon de ese influjo que dio en llamarse de restauración nacionalista. En Costa Rica tuvo un adalid en el Repertorio Americano, la publicación de alcance continental que dirigía Joaquín García Monge.
Esa actitud estética reaccionaba así frente a lo neoclásico, como expresión de lo europeo por excelencia. No obstante, muy pronto se vio atrapada en la moda...
tracking img