La ciencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (711 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El valor de las palabras

Por: William Ospina

En las últimas elecciones un candidato repetía sin cesar que la vida humana es sagrada y que el tesoro público no puede ser saqueado.

Era unamanera moderada o prudente de denunciar que el Estado había sido cómplice del asesinato de inocentes para presentarlos como criminales y que el gobierno había desviado grandes recursos en forma desubsidios para ricos.

Es motivo de escándalo que haya crímenes tolerados por el Estado y que la corrupción se lleve los recursos de los ciudadanos, pero también que haya que recordarle a la sociedad queesas cosas no pueden pasar. Resignarse a repetir verdades elementales reduce la política a su mínima expresión, pues no hay labor más ingrata que tener que repetir lo que todos deberían saber, o loque todos saben y fingen ignorar.

¿La ciudadanía necesita esas lecciones? Hace años algún funcionario aceptó que se pusiera en un lugar visible del Cementerio Central la noticia de que no se debematar a los niños. ¿No causa espanto que haya que decir ciertas cosas? ¿No causa espanto que algunos finjan no entenderlas? Si la sociedad ha llegado a tal grado de insensibilidad que hace necesariosesos mensajes, hay que dudar también de que esos mensajes sirvan para algo.

Ciertos usos del lenguaje perpetúan la violencia, porque antes que denunciar el horror nos acostumbran a él. Se habla, porejemplo, de “limpieza social”. Palabras inocentes que encubren cosas espantosas: asesinatos, persecuciones, infamias. Recientemente se habló de “falsos positivos”. Esos nombres asépticos disuelven loshorrores que nombran. El término “paramilitares” no resultó bastante neutro para hablar de descuartizadores de campesinos inermes y se redujo a “paras”. Otras veces emerge la jerga jurídica: se hablade “ejecuciones extrajudiciales”, como si, no existiendo la pena de muerte legal, todas las ejecuciones no fueran extrajudiciales. El espionaje criminal termina convertido en pintorescas “chuzadas”....
tracking img