La ciudad de dios de san agustin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5973 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tabla de contenido
Introducción2
Desarrollo3
La Ciudad de Dios3
Libro XIX – Fines de las dos ciudades4
Libro XX – El juicio final7
Libro XXI – El infierno, fin de la ciudad terrena10
Libro XXII – El cielo, fin de la ciudad de Dios14
Conclusión17
Bibliografía18

introducción

San Agustín divide la Ciudad de Dios en dos partes: la primera contra el paganismo, y la segunda para exponerla doctrina cristiana desde sus orígenes, su desarrollo y el destino eterno de las dos ciudades: la de Dios y la del mundo, fundadas por dos amores, uno espiritual y otro terreno, el amor de Dios y el amor de sí mismo, que caminan entremezcladas en el tiempo, pero que serán separadas definitivamente en la eternidad.
En el presente trabajo pretendo profundizar sobre los últimos cuatro libros dela segunda parte de la obra “Ciudad de Dios”, donde San Agustín expone el final escatológico, que inicia con el juicio final, y los fines de las dos ciudades.
Con una introducción en el libro XIX sobre la felicidad y los diversos sistemas filosóficos, y otro fundamento metafísico también, que es el “ímpetus in pacem”, define la convivencia de los hombres en el intermedio de la historias que seproyecta y se representa en los siglos. La paz adquiere en este libro su más alto grado, y los capítulos dedicados a ella han pasado ya al acervo común de ideas claves, reguladoras de la humanidad. Tras esta introducción, pasa a examinar los textos de la Escritura sobre el juicio, ya que por él han de pasar las dos ciudades para recibir su fin debido, y en ello invierte el libro XX.
Los dosrestantes están dedicados, una vez que el juicio haga la división, a los fines de ambas ciudades: uno a fin de la ciudad terrena (XXI), y otro al fin de la ciudad celestial (XXII). En ambos se plantearán muchas cuestiones discutibles, sea en lo tocante a la eternidad de las penas, a la posibilidad de las mismas, a la naturaleza del fuego eterno, y se apelará a ejemplos naturales, que puedan en ciertomodo convencer experimentalmente de la posibilidad de ese fuego eterno que quema sin consumir; sea, por otra parte, a la resurrección y a la posibilidad de la misma a los milagros realizados para confirmar esa creencia y esa fe y a las doctrinas de los filósofos sobre tal problema, así como también al reposo eterno, el sabatismo y la quietud permanente.
Al fin, la inquietud humana quedará salvadacon aquella felicidad que se buscaba por medio de la vía de purificación y salvación, que ofreció Cristo Mediador, y ésa será el premio de cuantos se refugiaron en esa vía y la siguieron hasta la patria, donde descansarán y verán, verán y amarán, amarán y alabarán. Ese será el fin sin fin, pues ¿qué mejor fin para nosotros que llegar al fin que no tendrá fin? (XXII 30,5)
desarrollo

la ciudadde dios
La ciudad de Dios es la principal obra escrita por san Agustín de Hipona, uno de los más notables representantes de la primera filosofía cristiana, cuyas teorías representaron una original síntesis entre los principios doctrinales del cristianismo y la herencia de la antigua filosofía clásica.
Redactada entre el 413 y el 426 en latín (título original: De civitate Dei), La ciudad deDios fue escrita para responder a la crítica que los romanos no cristianos hacían a los cristianos, a quienes culpaban de la caída del Imperio por haber promovido el abandono del culto a los dioses romanos. San Agustín no aceptaba esta crítica y pensaba que el ocaso del Imperio romano se debía a otras causas más profundas, tales como la decadencia moral de Roma y el rechazo de los principios de vidaque el cristianismo instauró. Toda la obra se erige en una alabanza del valor del cristianismo como única religión verdadera y en un reconocimiento de la providencia divina que permitió la gloria de Roma y su decadencia posterior.
En La ciudad de Dios, san Agustín describió los rasgos de dos ciudades que se encuentran en el cielo y en la Tierra. En el cielo distingue la “ciudad de Dios”...
tracking img