La democracia de cocción lenta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1446 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Una democracia de cocción lenta
*José Pérez Jiménez
pepesol2@yahoo.es
Probablemente los desaciertos del gobierno coloquen a este junio que ya pasó como el mes referente del presente año. La lucha de los pueblos amazónicos, no cabe duda, ha dejado grandes y profundas huellas para este Perú que parece tardar cada vez más en su camino al ansiado desarrollo. Pero, este junio algo más prolongado,nos ha mostrado un Perú sensibilizado, interesado, solidario, observador, profundamente vigilante y cuestionador de cómo se mueven las fichas desde el poder central.
El mensaje de lo ocurrido escapa al escenario de la Curva del Diablo, no mora siquiera en las marchas y contramarchas de los ministros y para nada se aloja en la malévola publicidad de los spots pro gubernamentales. El mensajehabita en un hecho trascendente: una mayoría reclamando por una minoría; una mayoría haciendo lo que se supone un gobierno de y para todos, debió hacer: medir a sus ciudadanos con la misma vara; brindarles las mismas oportunidades; cobijarlos con aquellos derechos extraídos con tanto dolor en algún momento de la historia, cual bisagras, permitieran vincular a unos y a otros en relaciones de justicia,libertad y hermandad por el hecho de ser iguales ante la ley. Una mayoría que reconoció y demandó para sus conciudadanos amazónicos, aquellos indispensables derechos que defenderían para sí en similares situaciones.
Esto es importante subrayarlo, sobre todo, si del Perú se trata. Este Perú Republicano, fundado paradójicamente –como lo afirmara Nelson Manrique- sin ciudadanos; un Estado que sóloreconoció los intereses de una aristócrata casta social; una República que continuó con el modelo colonial sin magulladura alguna, con un saldo benévolo en cuanto a continuidades y apenas asediado por unas siempre dulcificadas rupturas. Este Estado que a veces parece que fuera ese Estado, aún no logra superar estigmas racistas; mayoritariamente ausente, en pleno Siglo XXI, donde más se lorequiere, pero siempre presente cuando hay votos o simpatías que conquistar mediante migas populistas. Este orden que más bien es desorden ha terminado por generar un 70% del territorio nacional prácticamente despoblado y un 30% del territorio sobre poblado en las urbes costeñas, justamente a partir de los movimientos migratorios, los que a su vez dinamizan y «desordenan» el crecimiento de las ciudades,«incomodando», invadiendo, acelerando mixturas a través de su música y gastronomía, tradiciones y devociones. Ese Perú profundo que vio no llegar el desarrollo a la andina montaña, entonces, cual Mahoma, decidió salir a buscar la montaña de las oportunidades donde quizás nunca las hubo, pero entonces las creó, las inventó.
Esa sensibilización ciudadana, gritada en las calles de las principalesciudades de los departamentos del Perú; vestida de opinión pública que mayoritariamente le dice al gobierno lo mucho que se había equivocado al ningunear la opinión y el derecho de decidir de los ciudadanos nativos, producto de un “tropel modernizador”; esa inquietud se sintetizaban en frases como: “Si la Amazonia es el Perú, entonces soy de la Amazonia”. Esa voz abierta, da cuenta, como repetimos,de un hecho significativo del Perú como República. El sistema de vida ciudadana exige igualdad ante la ley. Elementales reconocimientos que debieron hacerse desde el inicio de esta República (cosa que no se hizo), a través de un pacto social entre las diversas naciones para configurar un Estado en el que se vean reconocidos todos los nacidos en aquella demarcación territorial llamada Perú.
Eneso arraiga la trascendencia: se trata de peruanos que, en gran porcentaje, no coincidían necesariamente con la defensa argüida por los peruanos nativos de la Amazonia; se trata de ciudadanos de la costa, sierra y selva que aun estando de acuerdo con la inversión privada en zonas ricas de materias primas, y aun cuando creen fervientemente que sólo la inversión privada extranjera salvará al...
tracking img