La espada y la razon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (460 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Espada y la Razón

Herido y en penumbra, caminaba en tortuosa fatiga, un moribundo caballero que deseaba morir y evitar el día. Después de cruel batalla, con pesar su derrota afirma, más lo queno se perdona, es huir de aquella fatal partida (entiéndase como escena). Sin espada y sin escudo, no encuentra seguridades para el regreso, más su razón en exceso, increpa dura su actitud de vida.Más en su caminar espinoso, lejos cada vez de la sangrienta escena, oculto en un árbol a esperar su muerte, como reseca leña se anida. Pero su “descanso” se interrumpe, por chillidos de aves que undilema enfrentan. Una yace enredada en ramas y la otra con su pico enfrenta la más encarnada guerra al árbol que aprisiona su compañera.

Más a pesar de la inercia del coloso, en actitudcaprichosa, el viento con sus extremidades juguetea, y emboca al pequeño luchador con fuerza al vacío, quien herido yace en la alfombra de hojas caídas por el viento. Un sacudón basta para reponerse y lucharnuevamente, sus pequeñas patas son garras que amenazantes cortan pequeños trozos del gigante. De pronto un grito hondo y agudo se escucha en el silencio de esa escena, es el pequeño luchador que anima asu compañera para que siga luchando, para que no se rinda.

De repente la atención del guerrero es interrumpida por un frio en sus manos, un pesado metal a un costado aclama su atención, una espadadescansa en el suelo, a su lado, su acompañante, quien nunca la dejo a pesar de haber muerto. ¿Otro caballero?, se preguntaba. Moriría combatiendo, se respondía. En igual forma, fue un valiente,concluyó.

El sangrado de sus heridas se había detenido, poco a poco recuperaba su fuerza, más físicamente estaba igual, pero su voluntad cuestionaba a la muerte. La espada por si misma, no dejaba debrillar, los pálidos rayos del sol, que se colaban por pequeños orificios entre las ramas de los árboles, iluminaban el arma.

La pregunta q se hacía era definitiva, ¿Qué haría ahora?, morir en su...
tracking img