La genialidad de duchamp

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1759 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La genialidad de Duchamp
Por: Yancy Andrea Arenas Acevedo

Indiscutiblemente, Duchamp fue un genio visto desde la perspectiva de Kant. Él se encargó de crear las mismas reglas con las que construyó su propio camino artístico, el cual más tarde se convertiría en su legado. En una época en la que la validez del producto del arte se medía desde la perspectiva del gusto, Duchamp creó un nuevocamino con una nueva óptica, donde lo más importante sería el concepto tras la obra, todo ese trabajo mental con el que el artista, podría defender y validar cada paso, cada etapa, del proceso de construcción del objeto artístico. Toda esta nueva perspectiva logra construirla a partir de esa continua búsqueda de crecimiento, de superación, y en esa exploración logró encontrar un sinfín de conceptos yargumentos, alejados de los prejuicios del mundo artístico de la época, y consigue toda esa “revolución” de su imaginario al sobreponer sus tesis e ideales sobre los dictámenes de la sociedad, al poder y querer ser fiel a su búsqueda y no venderse, ni él ni su trabajo (pues afortunadamente pudo sostenerse económicamente de las clases de francés y ajedrez) cual mercenario.
Esto último no quieredecir de ninguna manera que no haya pretendido aceptación alguna por su obra, este aspecto se hace evidente al recordar su participación “anónima” en la exposición de artistas independientes en la galería Gran Central de Nueva York -de la cual era jurado valga la pena aclararlo- con su obra La Fuente, la cual consistía en un corriente orinal cerámico, firmado con el seudónimo R. Mutt (1917) la cualde inmediato despertó sentimientos de indignación para el círculo artístico al considerarla una burla, pues con ésta Duchamp se salía totalmente del estereotipo de lo que era considerado arte, mostrando el total abandono de la técnica y de las formas tradicionales, en una continua sucesión de lo que era su panorama artístico, en una especie de autoescuela en la búsqueda de la consagración de suspropias ideas, siguiendo su propios designios y experimentando con ellos, para comprobar qué podría funcionar, qué tan alejado o cercano estaba de todo modelo y de toda reacción. Todo este rechazo por La Fuente fue debido en parte a ese sentimiento de que iba en contra de la moral, le ponía un traspié a lo bueno, pues para la época belleza y moral eran dos entidades que se encontraban unidas de lamano, y al no encontrar mayor belleza en un orinal, pues era entonces considerado por fuera de la moral, generaba ese tipo de reacción de las cosas que son naturales para el hombre pero de las que es mejor no hablar de una forma abierta, como lo digestivo, lo gutural; pero como ejemplifica Kant en Crítica del Juicio lo bello y lo moral no tienen que ser tomados como iguales, pues existe grancantidad de ejemplos en los que eruditos del gusto, de lo estético, se han perdido en la perversión de los excesos y han presentado conductas totalmente salidas de los juicios morales cotidianos.
Cabe decir que en todo este proceso de transformación en su obra, si bien lo emprende de una manera autónoma no lo hace de una forma aislada, pues acoge como modelo la obra de Man Ray, adoptando muchosconceptos de la fotografía y llevándolos a su obra, aun en una época en la que la fotografía era la más desprestigiada de las artes visuales con las que se representaba la naturaleza, pues, aunque sea la que logra dicha representación de una forma más fiel que ninguna otra, la técnica del fotograma, de la formación de la imagen, dejan por fuera ese “espíritu”, la “esencia” del artista; toda estaconexión con lo fotográfico por parte de Duchamp, se puede comprender mejor en el trabajo de Rosalind Krauss, “Marcel Duchamp o el campo imaginario”. Al igual que acoge la fotografía, también se puede mencionar, que en el proceso de experimentación pasa por varios movimientos artísticos de la época sino por todos, el impresionismo, postimpresionimo, fauvismo, cubismo y futurismo, sin casarse con...