La hija del puma libro completo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 228 (56909 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mi nombre es Aschlop
Con los ojos abiertos en la oscuridad, la joven chuj descansaba en la cama, oyendo el canto de los grillos, unas veces intenso, otras suaves. También oía el viento de la selva, que a ratos hacía sonar una cinta de casete que su hermano Antil colocó alrededor de los palos que había entre las casas. Y es que cuando el porta casetes se rompió y dejó de funcionar, Antil extendióla cinta y la enrolló en los palos, de manera que cada vez que el viento soplaba, ésta emitía un sonido extraño. Todos estaban asombrados de la inventiva del muchacho. "Ahora se oye la música de Antil", decían las mujeres de la fi n ca cuando escuchaban aquel sonido y momentáneamente suspendían sus quehaceres para escucharla. Cuando la 'música' cesó, la joven supo que el viento se había calmado yque estaba a punto de amanecer. Se quedó quieta, se cubrió el mentón con la sábana, y se puso a pensar en lo que hacía tiempo deseaba hacer. Sí, realizaría algo que ningún indígena c h uj había hecho antes, lo que ningún hombre, joven o viejo, se atreviera a emprender. Lo había decidido mucho tiempo atrás. Cuando cumplió catorce años y le regalaron unos billetes de un país lejano, supo que eraposible. Ahora estaba dispuesta a hacerlo, pero deseaba quedarse un rato más en medio de la oscuridad segura y cálida, escuchando la respiración de sus padres y sus hermanos y sintiendo un poco más el calor de la hermana con la que compartía la cama. Voy a levantarme cuando cante el primer gallo, pensó. Y así lo hizo. Se incorporó cuando los gallos empezaron a cantar en el patio y como acostumbrabadormir con la ropa puesta, sólo se agachó a recoger el tanate que había escondido debajo de la cama una noche antes, se lo echó a la espalda, abrió la puerta y desapareció en la oscuridad. Llevaba unos zapatos de lona en la mano, porque no se acostumbraba a cargarlos puestos. Aún estaba demasiado oscuro para ver los charcos que había en el camino, a pesar de que era verano, así que se ayudaba conuna pequeña linterna de metal para ver dónde pasaba. Una perra le salió al paso moviendo la cola. Era una perra blanca y negra que pronto iba a tener cachorros. La joven le ordenó alejarse, pero la perra no le hizo caso, por lo que le pegó con la linterna, pero se sintió incómoda por haber tenido que proceder de esa ñera. Se consoló pensando que había sido necesario Aquella joven que fuerabautizada con el nombre de Angelina Pérez Pérez empezó a bajar por el sendero en dirección a Río Blanco. Este pequeño pueblo mexicano estaba a veinte kilómetros de distancia de la finca, pero ella había recorrido el camino muchas veces y no tenía miedo. No todavía. Así, caminando debajo de los árboles altos y jugando con la l u z de la li n t e r na , no sentía miedo, pero, eso sí, era presa d e un aconstante inquietud. Estaba asombrada de sí misma. Y es que lo n a t u r a l es q u e un a muchacha se mantenga en su casa. Una muchacha trabaja en casa con el sagrado maíz y el lavado y todos los otros trabajos qu e se impone a las mujeres. Un a muchacha tiene miedo y n o va sola a ni n gú n lado. Pero e l l a , Angelina Pérez Pérez, por sí y ante sí, había tomado l a gran decisión de su vi d a . Nosa b í a cómo había sucedido. La i n qu i e t u d tenía q u e ver con lo desconocido que tenía frente a ella y trataba de n o pensar en eso, pero los pensamientos siempre volvían, como atraídos por u n imán i n vi s i bl e. ¿Qué podría pasar si alguien en México descubría q ue e l l a era u na refugiada de Guatemala y no tenía papeles de identidad? ¿Cómo podría pasar ¡legalmente la frontera conGuatemal a ? ¿Encontraría el camino a su viejo pueblo de Yalambojoch? ¿Encontraría a su abuela? ¿Viviría todavía? ¿Encontraría a su hermano Mateo?, en f i n. ¿Encontraría respuesta a todas sus preguntas? Cuando pensaba en Yalambojoch se llenaba de imágenes prohibidas. De pronto si nt i ó náuseas, y quiso vomitar pero siguió caminando. Río Blanco brillaba bajo la l u z de la mañana, en tanto que...
tracking img