La ley moral en kant

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1644 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de octubre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Dimensión racional y dimensión volitiva. Ambas presentes en hombre, ambas necesarias para una ética.
Carolina Podluzansky

Introducción

"Dos excesos: excluir la razón, no admitir sino la razón"
Blaise Pascal, Pensamientos sobre la religión y otros asuntos

Me he propuesto en este trabajo, con toda la humildad posible, poner de relieve algunos aspectos de la ética kantiana que a mientendimiento le resultan difíciles, sino de comprender, de concebir. A saber: el apriorismo de la ley moral, con su consiguiente primacía de la razón en el actuar humano y exclusión de su dimensión empírica.
La acción moralmente buena, para Kant, es la que se realiza sólo por deber, sin ningún tipo de inclinación de por medio, sin un fin determinado, es el deber por el deber mismo, no depende de larealización del objeto de la acción. Asimismo, el principio supremo por el que deberíamos regirnos, el imperativo categórico, es una ley que deja de lado el aspecto empírico del hombre, su dimensión volitiva, proponiendo anularla, desecharla, descartarla para la acción, si es que hemos de considerarla con valor moral.
Mi objetivo principal es dar cuenta de que el deseo, lo emocional, es un factorno solo inherente al ser humano, sino tan importante como la razón, que el hombre no es tan sólo ese “animal racional” sino, como dice Miguel de Unamuno en Del Sentimiento Trágico de la Vida, que es también un animal afectivo, y que en la praxis, este elemento, quiérase o no, es el motor, el gran impulso que mueve al ser humano, lo pone en movimiento no es la razón, sino el deseo. La razón, en todocaso, tiene otra función, puede conocerlo, y por ello, regularlo, quizá limitarlo, pero nunca desecharlo, Por ello no puedo más que disentir con la ley moral kantiana y el imperativo categórico, porque ha despojado al ser humano del deseo. Para que un acto humano haya de considerarse moralmente bueno, no debería haber ningún tipo de intervención, ni mínimamente del deseo, de las inclinaciones,según Kant, pero, como ya he mencionado, esto no es posible, al menos no en la realidad, que es justamente el plano donde se hace necesaria una ética.

El apriorismo de la ley moral Kantiana. El problema de la carencia de realidad empírica.

“Y este hombre concreto, de carne y hueso, es el objeto y el supremo objeto a la vez de toda filosofía, quiéranlo o no ciertos sedicentes filósofos.”Miguel de Unamuno, DEL SENTIMIENTO TRÁGICO DE LA VIDA

Kant presenta su ética como una ética trascendental: las pautas que deben gobernar la acción humana encuentran su fundamento independientemente de la experiencia, esto sucede porque Kant formula leyes de lo que debería ocurrir, sin tener en cuenta lo que efectivamente ocurre. Más este fundamento, lejos de resultarme firme, al contrarioparecería estar suspendido en el aire, pendiendo de un hilo.
Cito a Arthur Schopenhauer:
“Pero, ¿a que debemos atenernos? A unos cuantos conceptos totalmente abstractos y aun carentes en absoluto de materia, que igualmente flotan en el aire”. De éstos […] debe proceder una ley que ha de regir con la así llamada necesidad absoluta y que ha de tener fuerza para poner freno al apremio de los anhelos, a latempestad de la pasión y a lo colosal del egoísmo. Pero eso quisiéramos verlo.”1
-------------------------------------------------
Schopenhauer, en su libro Los Dos Problemas Fundamentales de la Ética, entre muchas de las críticas que dirige a Kant, plantea que hay una ley para la voluntad humana, que no es la ley moral, sino la ley natural, la ley que define al hombre en cuanto perteneciente ala naturaleza. Una ley que no es el imperativo categórico, no es a priori, es una ley necesaria y puede serlo porque se da en la experiencia, en la praxis, una ley vigente en la realidad, una ley efectiva, y es la ley de motivación, que supone que cada acción “solo puede producirse como consecuencia de un motivo suficiente”2. Es a esta ley está sujeta la voluntad humana, y en ello no puedo más...
tracking img