La nueva historia cultural

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3240 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Nueva Historia Cultural
Viene al Viejo México
Eric Van Young

El ser humano, la cuestión social siempre merodeando los pasos del la antigua persona contemplativa y haciendo que, antes de cada escena, desee introducirse en la pintura para cruzar, por decirlo así, el umbral del marco. Nunca levanta la obsesión de los buscadores de historia; aunque pudiera aletear sus alas, podría magullarsu pecho contra superficies o muy duras o muy blancas. “Los modales, los modales: ¿dónde están y qué son? ¿Y qué tienen que decir?” – esa inquietante curiosidad, esencial para el honor de su oficio a pesar de que muchas veces es una carga, zumba alrededor de su cabeza de manera apremiante en proporción al misterio social: el acecho al secreto de la humanidad parece más reacio a darse a conocer.– Henry James, The American Scene

Un antropólogo que abdica a la búsqueda de teorías que expliquen la cultura y la sociedad a favor de interpretaciones particulares de culturas específicas y sociedades exclusivas es un antropólogo cuya atracción se confinará a académicos cuya curiosidad intelectual está limitada, y cuyo apetito intelectual está nutrido por extraños trajes de personas exóticas.Para el resto, produce anexoria curiosa; en una palabra, aburrimiento.

– Melford Spiro, “Cultural Relativism and the Future of Anthropology”

Un día mientras manejaba por un bonito paisaje otoñal, un hombre de ciudad pasó por un huerto de manzanas. Ahí, presenció una extraña visión, así que redujo la velocidad de su auto para observar más de cerca. Un fornido granjero vestido con overol setambaleaba por el huerto, agobiado bajo el peso de un enorme cerdo, el cuál cargaba en sus brazos. Con cierta dificultad, el hombre vio que el granjero levantaba al puerco a la altura de la rama más baja de un árbol frutal, donde el animal delicadamente mordisqueó una manzana; después, el granjero se tambaleó hacia otro árbol, donde el proceso de repitió. Perplejo y fascinado por esto, el hombre dela ciudad paró su auto a la orilla del camino, saltó la verja del huerto y siguió al granjero mientras éste continuaba tambaleándose árbol tras árbol. Encarando al sudoroso aldeano (era un día de calor nada propio de la temporada), el hombre de ciudad preguntó:
--“Disculpe señor, ¿le importaría decirme qué está haciendo?
El granjero contestó muy amigablemente: “Claro que no, señor, no tengoproblema en decirle qué estoy haciendo. Estoy alimentando al puerco”. El hombre de ciudad consideró esto por un momento mientras el granjero y su puerco avanzaban al próximo árbol, luego dijo, “¿Y alimentarlo de esa manera no causa una gran pérdida de tiempo?” a lo que el granjero replicó, “Claro que no señor, el tiempo no significa nada para un puerco”.

De cerdos y la Promiscuidad

Si elsignificado del tiempo para el puerco (o mejor dicho, para su dueño) cae en un registro Taylorito (tiempo es dinero) o en uno Thompsoniano (tiempo como cultura) es imposible de decir. El punto más amplio de esta hogareña parábola Chayanoviana es que defender el intercambio natural de calorías con el medio ambiente y defender el intercambio de significados con otros hombres no son identidades que se puedanseparar fácilmente, aunque las disciplinas académicas y subcampos de escritura histórica tienden a separarlos como estaba planeado. Uno de los argumentos de los que quisiera hablar en este ensayo es que la historia económica y cultural (o cualquier otro tipo de historia cuantitativa), aunque estudiadas por separado por motivos epistemológicos, metodológicos, y distinciones limitantes, pueden serútilmente unidas para su propio beneficio. Esta posibilidad tiene algo que ver con el principio de sobredeterminación: que un único efecto, tal como la acción de un individuo, dice, podría tener algunas causas, como motivos económicos o religiosos, por ejemplo, podría empujar unos a otros en el pensamiento de una persona; y parcialmente con la idea de que todas las acciones y expresiones...
tracking img