La paradoja del empresario estatista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2817 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Año XLIV Julio del 2003 No. 905
Nota del Editor: Theodore J. Forstmann es socio fundador de la firma de
inversiones privadas Forstmann Little & Co. y miembro de la Junta Directiva del
Cato Institute de Washington. Este artículo fue publicado inicialmente en el Cato
Policy Report de marzo/abril de 1995. También fue publicado en el sitio web en
español del Cato Institute www.elcato.org. Fuereproducido previamente en
Tópicos de Actualidad en el número 855. Traducido por Dinora de Aparicio.
Reproducido con Autorización.

La paradoja del empresario estatista
Theodore J. Forstmann
Posiblemente, debido a que nunca fui entrenado apropiadamente en una escuela
de negocios, siempre he encontrado al capitalismo empresarial atractivo, fácil de
entender, y tan natural como caminar orespirar. Es un modelo económico que se
enfoca en el crecimiento y permite al individuo la oportunidad de usar los talentos
que Dios le dio. El éxito se puede alcanzar y el fracaso tolerar: en pocas palabras,
así debería funcionar el mundo.
Así que cuando Ed Crane[1] me pidió que hablara sobre el empresario estatista,
inmediatamente dos cosas me golpearon. La primera fue la teórica contradicciónde términos ya que la mayoría de ciudadanos comunes, por supuesto equipararían
la palabra empresario con capitalista, no con estatista. La segunda es que sería
difícil encontrar algo muy bueno que decir sobre esta raza particular. Pero ya que
no quiero terminar sonando como uno de los jubilados en el sur de la Florida, que
fue a un restaurante una noche y se quejó tanto que el meserofinalmente le
preguntó, "¿Está algo bien?" yo quiero introducir mis comentarios con algo que
esté correcto. Es una cita de Domingo Cavallo, Ex Ministro de Finanzas de
Argentina:
"Cada Peso," dijo Cavallo -y usted podría sustituirlo por "Dólar" o cualquier otra
moneda -"es un contrato entre el gobierno y el poseedor del peso. Ese contrato
garantiza que cada peso -como unidad de valor por la que elposeedor ha
trabajado duro para obtenerlo- valdrá lo mismo mañana que hoy. Si el gobierno
rompe este contrato, está rompiendo la ley. El único papel del gobierno en la
economía debería ser el de garantizar la integridad de las transacciones de
mercado."

1

Esa es una declaración simple, pero de alguna manera revolucionaria,
revolucionaria porque su premisa de un gobierno pasivo y limitadodifiere
radicalmente del papel activista que el gobierno asume hoy.
Pero estos son tiempos revolucionarios, y la revolución verdadera es la que
alcanza más allá de las políticas y el partidismo para desafiar algunas
suposiciones básicas de la forma en que opera el mundo. Nuestro Vocero de la
Cámara de Representantes, Newt Gingrich, ha advertido que "Las empresas
estadounidenses no puedenganar en el mercado de productos y servicios si ellas
admiten la derrota en la guerra de ideas." Las líneas de batalla de esa guerra no
están trazadas tanto entre los Republicanos y Demócratas, o entre conservadores
y liberales, como lo están entre dos visiones del mundo diametralmente diferentes.
La visión estatista del mundo
Una visión comienza y termina con el gobierno. Es la de una sociedadestatista en
la cual el gobierno regula y media en la mayoría de las relaciones humanas,
económicas y de otra índole. La otra visión comienza y termina con el individuo.
Es la de una sociedad civil en la cual las personas se organizan entre ellas a
través de la asociación voluntaria y el intercambio. La sociedad estatista le
promete felicidad a cambio de la mejor parte de su libertad. Lasociedad civil
solamente le garantiza su libertad. La felicidad depende de usted.
Quizás podamos entender el impulso estatista a favor de los carentes de
experiencia o de educación, los discapacitados, los que no tienen libertad, la niñez
y los enfermos. Pero, ¿por qué escogería el empresario negociar su capital más
precioso: la libertad?
Sería fácil descartar al empresario estatista como un...
tracking img