La peste

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3714 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
COLEGIO DE BACHILLERES
PLANTEL NO.3
FILOSOFIA
“LA PESTE”
ALBERT CAMUS







JAZMIN GARCIA BAUITSTA
GRUPO: 603
12-05-2011

A primera vista Orán es una ciudad como cualquier otra, el modo más como de saber cómo es una ciudad es saber cómo trabaja. Lo más original en la ciudad es la dificultad que puede encontrar una persona para morir. En Orán un enfermo necesitasoledad. Empezando en la mañana del 16 de abril el descubrimiento de una rata muerta, conforme fueron pasando los días el encuentro de estos animales fue más frecuente, Rieux se preguntaba si la cosa era seria. En una fábrica encontraron varios cientos de ratas. Fue más o menos en ese momento cuando los ciudadanos empezaron a inquietarse, con el paso del tiempo la situación se agravo. El 28 de abrilel viejo Michel el portero de su edificio tenía los ojos relucientes y la respiración sibilante. Su temperatura llegaba a 39, los ganglios del cuello y de los miembros se habían hinchado.
La muerte del portero, puede decirse, marcó el fin de este periodo lleno de signos desconcertantes y el comienzo de otro, relativamente más difícil. Fue a partir de ese momento cuando el miedo y con él lareflexión empezaron. Los apuntes de Taurou empezaron a hablar un poco detalladamente de la fiebre desconocida. Las cifras de Tarrou eran exactas. La mayor parte de las veces el enfermo moría en medio de un olor espantoso. La suma era aterradora, se trataba de una verdadera epidemia. Rieux reflexionaba era casi increíble pero parece que era la peste.
Castel volvía a sus viejos libros, las ratasmurieron de peste o algo parecido y han pues en circulación miles de pulgas que transmiten la información. El día que el número de muertos alcanzo otra vez los treinta Rieux se quedo mirando la parte oficial, el parte contenía “declaren el estado de peste, cierren la ciudad”
El sufrimiento profundo que experimentaban era el sufrimiento de vivir en un recuerdo inútil y el sabor de la nostalgia y elremordimiento, lamentaban entonces la ignorancia en la que estaban de su modo de emplear el tiempo; se acusaban de la frivolidad con que habían descuidado el informarse de ello y no haber comprendido que para el que ama el modo de emplear el tiempo del amado es manantial de todas sus alegrías.
En tales extremos de soledad, nadie podía esperar la ayuda de su vecino; cada uno seguía solo con supreocupación. si alguien por casualidad intentaba hacer confidencias o decir algo de sus sentimientos, la respuesta que recibía le hería casi siempre. En ese molde, los dolores mas verdaderos tomaban la costumbre de traducirse en las formulas triviales de la conversación. Solo a este precio los prisioneros de la peste podían obtener la compasión de su portero de sus interlocutores. El egoísmo del amorles preservaba, y si pensaban en la peste era solamente en la medida en la que podían poner a su separación en el peligro de ser eterna, las grandes filas de toneles o de fardos testimoniaban que el comercio también había muerto de la peste.
La primera reacción fue, criticar la organización. La respuesta del prefecto ante las críticas, de las que la prensa se hacía eco, ni los periódicos ni laagencia Ransdoc había recibido comunicación oficial de las estadísticas de la enfermedad. Hacia finales del mes sin embargo, hubo transformaciones graves que modificaron el aspecto de la ciudad, el prefecto tomo medidas concernientes a la circulación de los vehículos y al aprovisionamiento ya que fue limitado y la esencia racionada. Solo los productos indispensables llegaban por carretera o poraire a Oràn.
Tres semanas después de la clausura, Rieux encontró a la salida del hospital a un joven que le esperaba, diciendo que había llegado desde antes a pedirle informes de los árabes el periodista que se llamaba Raymon Rambert, el joven parecía nervioso. Dijo que no era eso lo que le interesaba que venía a pedirle su ayuda. Había dejado a su mujer en Paris. La había telegrafiado cuando la...
tracking img