La política religiosa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (979 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Política Religiosa

El ser humano no es sólo materia, su complejidad es tanta, que posee variedad de ámbitos en los que se proyecta y se desarrolla constantemente. La sociedad, la cultura, lapolítica, la religión, todas éstas son manifestaciones que conforman el embrollo de la vida humana, algunas impuestas por su propia naturaleza, como la sociedad que surge como consecuencia directa desu ser gregario, y otras como la religión, producto del sentimiento de inferioridad configurado en él.
Aristóteles definía al ser humano como un animal político por excelencia. El Zoon Politikóndesarrolla sus fines en comunidad para lo cual necesita un orden, un esquema, lo que se traduce en la polis y en el orden sociopolítico de ésta. En éste sentido, desde un análisis detallado y objetivo,podemos ver que el ser humano, durante su historia, siempre se ha visto subyugado por “superiores”, ya sea durante “el arte de gobernar” (ejercicio de la política), durante la esclavitud, durante eltrabajo, y desde siempre, durante el ejercicio de la religión.
Podrían pensar algunos que la religión y la política son cuestiones diametralmente opuestas, pues la primera concierne al aspecto espiritualy la exaltación de ámbitos metafísicos, mientras la otra, hace referencia a cuestiones netamente terrenales; pero teniendo en cuenta que la religión, siempre ha sido el instrumento político por elexcelencia, manipulando y dándole falsas esperanzas de vida eterna y paz a un ser humano extraviado en su propia grandeza y ubicado en un basto universo del que desconoce su origen, estos dos conceptosse acoplan de la manera más armónica en vías de beneficiar al gobernante de turno, ajustándose al quehacer de nuestros representantes políticos, que anteponen la ambición material y enaltecen eldesinterés de su profesión por los servicios sociales.
Es el hombre quién crea a sus propias deidades, necesita sentirse sometido, a razón de este constante afán por sentirse útil y superior ante tanto...
tracking img