La postmodernidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2634 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La comunicación se está reconfigurando en un espacio estratégico desde los procesos de transnacionalización y de la emergencia de sujetos sociales e identidades culturales nuevas. Por ello la perspectiva que los profesionales de la comunicación y las ciencias sociales debemos tener en este nuevo siglo estará centrada en la indagación de los diversos procesos mediante los cuales la conformación delo masivo es desarrollada a partir de las transformaciones de las culturas subalternas.

Con la transnacionalización comienza a vislumbrarse un conflicto que proviene desde largo tiempo pero que se manifiesta de manera uniforme a partir del paso a la internacionalización: la problemática en la constitución de la identidad cultural opuesta al proceso hegemónico de una ideología dominante.

LaPostmodernidad
El término postmodernidad nace en el domino del arte y es introducido en el campo filosófico hace una década por Jean Lyotard con su trabajo La condición moderna (1983). La noción se ha difundido ampliamente pero en general su uso indiscriminado conduce a confusión, ya que en realidad pueden distinguirse tres actitudes postmodernas.

La primera, la de aquellos que van a la zagade la escuela neomarxista de Frankfurt; los Habermas, los Adorno, los Eco etc, que critican a la modernidad en aquello que le faltó llevar a cabo como proyecto moderno de los filósofos del Iluminismo. En una palabra, su crítica a la modernidad radica en que no acabó su proyecto. Y así pueden afirmar: «fieles a los ideales de la Ilustración para trabajar por Las Luces de hoy» (J. Derribar: L'autrecap); «Es necesario retomar el proyecto del Iluninismo» (A. Finkielkarut: La défaite de la pensée).

La segunda, es la de aquellos representantes del pensamiento débil, los Lyotard, Scarpetta, Vattimo, Lipovetsky etc., que defienden un postmodernismo inscrito en la modernidad. Es decir que son los autores que en su crítica a la modernidad proponen una desesperanzada resignación. Pero sinabandonar su confianza en la razón entendida al modo moderno. Así podra afirmar Lipovetsky; «No tiremos al niño con el agua del baño: las perversiones de la razón prometeica no condenan su esencia. Si la razón moral amarra el cabo, sólo la razón instruida puede acercarnos a puerto» (G. Lipovetski: El crepúsculo del deber, Ed. Anagrama, Barcelona, 1994, p. 19).

Su mérito estiba en que la agudadescripción de una realidad alienante que entorna al hombre de hoy, como lo es el poder caso omnímodo de los medios de comunicación con su capacidad de «dar sentido» a las cosas y noticias que valoradas y analizadas en sí mismas carecen de sentido». La obsesión por lo nuevo, que lo hace convertible con lo verdadero. el dominio de la publicidad, que al poner el ser a la venta confunde la existencia conmercadería. La manipulación de la naturaleza por la técnica, considerada falsamente como un instrumento con neutralidad ética.

Estas dos actitudes se caracterizan más bien como una crítica a la modernidd, que como una propuesta positiva a la superación de la misma.

En nuestra Argentina actual donde la imitación tintinea por todas partes los que «trabajan de filósofos» -grondona, Sebrelli, E.Díaz, López Gil, O. Terán, Marí etc.- se columpian alegremente entre estas dos corrientes in entender nada (Cfr. los suplementos culturales de «Clarín» y «La Nación»).

Finalmente, la tercera actitud es la de aquellos pensadores como R. Steuckers, G. Fernández de la Mora, M. Tarchi, P. Ricoeur, G. Locchi y otros que, someten a crítica la modernidad con un rechazo de la misma. No sucede en este casocomo en el denominado «pensiero debole», que es un hijo desencantado de la modernidad, sino que aquí la oposición es frontal y además se ofrece propuestas de superación.

Si bien este postmodernismo, que podríamos llamar fuerte, presenta algunas variantes nietzcheanas y neo-paganas como en el caso de O. Mathieu, G. Faye, J. Esparza o A. de Benoist, básicamente, se caracteriza por una búsqueda...
tracking img