La primera guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1805 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción.
Guerra, revolución y crisis.
En 1914, la carrera armamentista de la que participaban las potencias europeas desembocó en el estallido de una contienda bélica que modificó el orden político global. El mundo cambio luego de la Gran Guerra, en especial, debido a la consolidación del predominio de los Estados Unidos. La quiebra de su sistema económico, a fines de los años veinte,provocaría una nueva crisis internacional.
La Primera Guerra Mundial.
Desde las últimas décadas del siglo XIX, las principales potencias competían por el control de los mercados; al mismo tiempo, se producía una exaltación del nacionalismo. Las relaciones entre las potencias se deterioraron hasta que, en 1914, estalló la guerra.
Las causas.
En 1871, Francia había sido derrotada por Alemania en laguerra franco-prusiana y había perdido los territorios de Alsacia y Lorena, lo que pretendía tomar revancha. Alemania buscaba un lugar de preponderancia en el continente. En Europa oriental, tanto los pueblos del Báltico como los polacos y finlandeses intentaban separarse del dominio ruso. Los conflictos sociales aquejaban al régimen de del zar Nicolás II. El problema más grave, sin embargo, seplantaba en el multinacional Imperio Austrohúngaro. Pueblos tan diversos como los rumanos, los serbios, los búlgaros, los croatas y los eslovenos buscaban seguir su propio camino. Asimismo, el Imperio Otomano enfrentaba conflictos internos con los armenios y los griegos, que lo llevaron a una feroz persecución de los primeros, y competían con los rusos por el control de los estrechos que unen el marMediterráneo con el mar Negro.
Algunas de las crisis que se produjeron en la periferia parecían anticipar el conflicto. La lucha entre los japoneses y los rusos por el control de parte del territorio de China y Corea llevó a una guerra, que terminó con la derrota del Imperio Ruso en 1905. La disputa por Marruecos, entre Francia y Alemania, fue provisoriamente saldada mediante un arreglodiplomático en 1912.
Entre 1912 y 1913 se produjeron dos guerras en los Balcanes, provocadas por la descomposición del Imperio Otomano y las tensiones entre Austria-Hungría, Italia y Serbia por el control de estas regiones.
El nacionalismo panserbio luchaba por la unificación de todos los territorios serbios. Así, se crearon organizaciones radicales nacionalistas, como Defensa Nacional y Mano Negra, queprovocaron gran preocupación de Austria-Hungría y presagiaban la inevitable confrontación. El asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero del trono austrohúngaro, fue el pretexto que necesitaba el Imperio para ajustar cuentas con los serbios.
El decadente.
Las relaciones entre las potencias se deterioraron hasta tal punto que un hecho singular desencadenó la guerra. El 28 de junio de1914, un nacionalista perteneciente a la agrupación serbia Mano Negra atentó contra la vida de los príncipes herederos de Imperio Austrohúngaro, en la ciudad de Srajevo. Austria-Hungría planteo un ultimátum a Serbia y se puso en marcha un mecanismo de alianza y contra alianza, que llevo al conflicto armado. En la contra tienda, se enfrentaron por un lado, la Triple Entente o los Aliados, grupoconformado por Francia, Rusia, Gran Bretaña, Italia, el Japón y los Estados Unidos, entre otros países; y por el otro, las potencias centrales, es decir, Austria-Hungría, Alemania, el Imperio Otomano y Bulgaria.
El enfrentamiento.
Cuando empezó la guerra, la población corrió a alistarse en las Fuerzas Armadas de sus respectivos países. Un sentimiento de júbilo se expresó en las calles de París,Berlín, Londres, San Petersburgo y Viena. Una de las razones del entusiasmo de los gobiernos y los pueblos era que, según creían, se trataría de una campaña corta y rápida, no mayor de ocho semanas.
La oposición a la guerra fue mucho menor que la esperada. En especial, los partidos socialistas europeos internacionales y pacifistas fueron impotentes para detener la oleada de entusiasmo que...