La pureza del agua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2008 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
En memoria de: C. Profr. Adrián Rodríguez Cárdenas.

Autor: Beatriz MR

Diálogo del Saber: Sujeto a comentarios de los lectores.

Y sucedió un día, así exactamente como debía de suceder… esto es que a cada uno de nosotros corresponde una labor no menos importante que la de otros, a veces llega de sobresalto; a veces seguimos por el camino de la vida y no logramos encontrarla y sin embargotransitamos día a día con situaciones irrelevantes porque de alguna manera así queremos vivir. En esta mi experiencia, a pesar del tiempo transcurrido aún está presente el profundo recuerdo:

Eran exactamente las 8:00 am marcadas en el viejo reloj de pared colocado en el aula situada como dirección de la Escuela Telesecundaria “Francisco Eduardo Tresguerras” en una localidad del estado dePuebla, cuando el director, con una voz firme y de mando, tras dibujar una sonrisa, indicaba a docentes y alumnos pasar a las aulas para iniciar las actividades educativas. Minutos antes se había realizado el acto cívico acostumbrado de principio de semana. Impacientes, los 44 estudiantes del grupo “A” de primer grado, formados bajo el sol en la cancha de la escuela y muy cerca de la dirección,voltearona verme en espera de una segunda orden….Yo me encontraba en ese momento observando a la chica de piel blanca y mirada triste que estaba sentada frente al escritorio colocado al interior de la dirección escolar. Su postura reflejaba el gran peso que llevaba a cuestas, incluso podría decir que en aquella delgada figura cubierta con la sencillez de su vestidura y la desnudez de sus pies descalzoshabía una marcada molestia, expectación y desanimo.

¡Maestra!, ¡Maestra!

¿Ya entramos? - Gritó Enrique -, un apuesto chico de 13 años, que desesperado, veía que éramos el último de los 3 grupos de la pequeña escuela rural que aún se encontraba fuera del aula. Enseguida, - contesté -, ¡Por favor jóvenes!, ¡Avancen!... así, con este sencillo escenario se marcaba el inicio de una gran lección devida para quienes en ésta nos encontramos involucrados.

¿Podría en este momento pasar a esta oficina? - Dijo a mis espaldas el Prof. Adrián -, Director Comisionado de la escuela.

¡Claro!, solo permita unos segundos para dar indicaciones al grupo - Le dije -. Y ahí me encontraba ya, frente a frente con el director y la chica.

Seré breve - Pronunció el Prof. Adrián -. Esta jovencita llamadaEsmeralda, llega a nuestra escuela después de haber recorrido ya las escuelas circunvecinas, de las cuales en todas ha sido expulsada. La dejo a su cargo.

¡Yo no quiero estar aquí! Fue el grito desgarrador, lleno de coraje y miedo que acompañado de llanto en aquellos hermosos ojos verdes (que hacían alusión a su nombre), emitió Esmeralda; y enseguida se levantó del asiento para desplomarse denuevo y en silencio agachar completamente la cabeza.

Los primeros tres meses pasaron y ese silencio continuaba. Ella a su escaza edad mostraba marcado desinterés por su persona y por la vida. Ante su creciente juventud resultaba básico la orientación relativa a higiene personal, convivencia social, a los derechos y obligaciones como alumna, como hija, como amiga; esto entre muchas necesidades eintereses escondidos al par de sus acciones del todo automatizadas. Cuán importante resultaba entonces percibir lo que en su rostro se dibujada, así como un leve destello, aquella incertidumbre de su alma.

En su acontecer diario llegaba muy puntual por la mañana: Buscaba el rincón del aula muy cerca de la ventana y se ocupaba solo en observar sin gesticulaciones, ni sonidos ni nada; no hacíalos ejercicios en clase, no participaba ni de manera individual ni en equipo, no daba respuesta a las interrogantes de aquel que se le acercaba; se resistía a la consulta de lecturas, a investigaciones y ejercicios fuera del aula, a participar en eventos culturales y deportivos o a interactuar en los intercambios con otro grado o con otra escuela. Aún a pesar de mis esfuerzos no realizaba las...
tracking img