La razon de ser de la economia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5954 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
|
|
| | |
| | |
13/04/2008 | 06:00:00 - EL MIRADOR POLÍTICO
El derrumbe del federalismo |
La disputa por el aumento de las retenciones al agro soliviantó en algunos sectores el adormecido espíritu federal.
Como el Gobierno central no coparticipa con las provincias las siderales sumas que percibe por los derechos de exportación, acumula recursos financieros que administra asu antojo y está en condiciones de manipular en beneficio de sus no necesariamente altruistas intereses, con criterios que suelen lindar con la extorsión.
El inconveniente pasa por la arbitrariedad con que puede manejar el dinero. Se podrá o no concordar con el matrimonio Kirchner. Lo que es indiscutible es que no existen ya prácticamente frenos para su voluntad. Los cónyuges sólo dudan anteconflictos que se expresan por la vía de los hechos, por fuera del sistema institucional porque las instituciones de la república, principalmente el Congreso, han sido destruidas en su representatividad y, debilitadas, despojadas de sus facultades.
En semejante escenario, donde no existen contrapesos al poder y casi todo se subordina a la voluntad de los jerarcas, solicita el kirchnerismo que todoel mundo confíe en que serán buenos y no abusarán de sus potestades. Una requisitoria inquietante cuando no se sabe si la plantea la familia Ingalls o la banda del Gordo Valor. Cualquiera de las dos alternativas es posible, aunque lo más probable es que el elenco gobernante sea una mezcla de misteriosas proporciones. En cualquier caso, se demanda un arriesgado salto de fe.
Es cierto, en la visiónmás edulcorada, que el dinero de las retenciones se utiliza para morigerar dentro del país la suba internacional del precio de los alimentos y, entre otras cosas como los subsidios, sostener el tipo de cambio que demanda modelo macroeconómico; pero resulta a su vez inocultable, desde una perspectiva menos cándida, que la voracidad fiscal nutre además un esquema de construcción política con nuloespacio para el disenso, en el que las instituciones sufren una acentuada degradación y los rasgos autoritarios e intolerantes se exhiben cada vez con mayor frecuencia y menor disimulo.
La concentración de los recursos públicos en la Casa Rosada distorsiona el sistema federal y restringe los márgenes de autonomía de unas administraciones provinciales que, con la excusa de la supervivencia, asumenel oprobioso papel de pordioseras condenadas a periódicas peregrinaciones al altar del poder para obtener vituallas a cambio de contraprestaciones proselitistas.
No es casual que en el archipiélago opositor nacional sean una excepción los gobernadores e intendentes. Quienes tienen responsabilidades de gestión suponen, en base a antecedentes concretos, que rebelarse contra los propietarios de lacaja equivale a la eutanasia. De modo que ponen la cara en la renovada cruzada federal legisladores, concejales o dirigentes con destinos menos dependientes del flujo de recursos públicos nacionales.
Es saludable que la repercusión política de la pelea por la renta agraria haya disparado la postergada discusión por la distribución de la renta nacional. Las reservas y cuestionamientos en torno almodo en que las provincias administran sus fondos son razonables, pero el hecho de que la mayoría de los gobernadores no hayan demostrado un excesivo talento para aprovechar la bonanza y revertir el atraso en sus jurisdicciones no habilita a extenderle un cheque en blanco al Gobierno nacional, cuyo desempeño, todo hay que decirlo, tampoco ha sido un dechado de excelsas virtudes.

Retrocesos
Losnúmeros cantan el retroceso federal. Los recursos públicos argentinos se reparten en una relación de 70/30 a favor de la Nación, cuando hace diez años esa relación era de 55/45. Las provincias fueron perdiendo a través de numerosos pactos fiscales mediante los cuales cedieron partes de sus fondos, a lo que se sumó el protagonismo que cobraron en la recaudación impuestos no coparticipables, como...
tracking img