La revolucion del pensamiento keynesiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6794 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEMA: LA REVOLUCION DEL PENSAMIENTO KEYNESIANO

1-INTRODUCCIÓN

John Maynard Keynes (1883-1946) constituye un auténtico hito para entender la evolución tanto de la Ciencia Económica como de la historia económica, e incluso política y social, de la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, la mayoría de los investigadores que de una u otra forma se han acercado al pensamiento keynesiano hanignorado o, al menos, desdeñado, sus aportaciones a la relación de compatibilidad entre equidad en la distribución de la renta y crecimiento económico.
Keynes fue un economista crítico en su época tanto con el modelo de sociedad victoriana que dominada Inglaterra al inicio del siglo como con las teorías económicas imperantes. Tanto en su obra capital The General Theory como en trabajos anejos,justifica que las medidas de redistribución de ingresos que aumenten la propensión a consumir pueden estimular el crecimiento económico, al incrementar la demanda agregada. De este modo, arremete contra uno de los grandes obstáculos que bloqueaba el camino hacia una distribución de la renta más equitativa y proporciona un argumento de peso a favor de la relación de compatibilidad entre equidad en ladistribución de la renta y crecimiento económico.

Distribución y Estado del Bienestar

Tras la crisis del petróleo, han sido muchos los que han tratado de eliminar el pensamiento keynesiano, como si el mismo hubiera dejado de estar vigente.
Aún hoy, sus detractores apelan a su falta de capacidad para explicar los acontecimientos económicos actuales y, sobre todo, para adoptar solucionessólidas y eficaces que permitan encauzar de manera adecuada el funcionamiento económico.
Privatizaciones, control del déficit público, desregularización, etc., no parecen ser, precisamente, recetas congruentes con las conclusiones del economista de Cambridge. De hecho, sus teorías económicas, así como las consecuencias políticas y sociales que de las mismas se desprenden, han representado un punto dereferencia obligado entre los profesionales de la disciplina. Por ello, no tiene nada de particular que, a pesar de las críticas, su presencia intelectual se resista a desaparecer; que continúe manteniendo seguidores y que el marchamo “keynesiano” o, si se quiere, “neokeynesiano”, sea una marca que aún vende, y con éxito, entre una parte significativa de la profesión económica. Tal vez al preciode pagar algunas “adaptaciones” y “manipulaciones” que marcan ciertas distancias con el pensamiento original del autor, sin que podamos saber si éste le daría o no sus bendiciones.
En este sentido, es un lugar común asociar el pensamiento keynesiano con tres referencias básicas: a) la fundamentación teórica de la denominada “economía mixta”, que implica la coexistencia del mercado con laintervención pública, para corregir los problemas económicos; b) la explicación del comportamiento económico en función del que adopta la demanda, sea de manera espontánea o condicionada por la referida intervención pública; c) el descubrimiento de la Macroeconomía, o cuerpo teórico capaz de ofrecer una explicación coherente y global del funcionamiento del sistema económico nacional, sobre la que apoyarlas orientaciones que deba adoptar la citada intervención publica.
Sin embargo, la mayoría de los investigadores que de una u otra forma se han acercado al pensamiento keynesiano han ignorado o, al menos, desdeñado, las aportaciones que Keynes hizo a la relación de compatibilidad entre equidad en la distribución de la renta y crecimiento económico. Cierto es que el economista inglés nunca presentóeste tema como un aspecto con entidad propia dentro de su obra económica, pero sus escritos recogen claramente la importancia que tiene una distribución equitativa de la renta para impulsar el crecimiento económico.
Aún en nuestros días, una gran parte de la opinión pública sigue considerando a la necesidad de disponer de una distribución más igualitaria de la renta como un motivo de justicia...
tracking img