La revolucion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4601 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
La pobreza y la desnutrición son dos problemas centrales en el Perú de
hoy. No son, sin duda, problemas recientes, y aunque en el caso de la
desnutrición infantil, las cifras muestran que durante la última década,
hasta antes de la crisis económica, hubo una reducción. No dejan,
empero, de ser problemas apremiantes.
Tener a uno de cada cuatro niños menores de cinco años en condicionesde lo que se llama “desnutrición crónica”, y que no es otra cosa sino un
retardo del crecimiento prácticamente irrecuperable, trae gravísimas
consecuencias para el futuro del país. Una multiplicidad, realmente
centenares de estudios a nivel mundial, muestran que los problemas de
desnutrición infantil tienen severas consecuencias sobre el desarrollo físico
e intelectual de los niños,afectando su capacidad de aprendizaje,
generando problemas de salud infantil y agravando los riesgos de enfermar
y morir de manera permanente a lo largo de toda su vida.
Así, la desnutrición infantil tiene un efecto social inmediato, elevando las
posibilidades de enfermedad y muerte de nuestros niños. Pero además,
afecta la acumulación de capital humano, que se ha demostrado como
una de lasvías principales para lograr que países como el nuestro pueda
salir del atraso y el subdesarrollo, y que las familias en situación de
pobreza puedan superar esa condición. Solamente un país sano y educado
podrá construir una democracia consistente, afirmada en el pueblo y en el
que la participación sea asumida en forma permanente por la mayoría.
Sólo con personas que logran un acervoimportante de conocimientos y
habilidades y que tienen la capacidad de estar permanentemente
aprendiendo, podremos lograr tener una industria competitiva y una
economía floreciente. Esto, que ya era verdad cuarenta años atrás,
cuando iniciaron su despegue los países asiáticos que hoy han logrado su
industrialización u otros más cercanos como Chile o Costa Rica, lo es
mucho más en el mundoactual donde un conocimiento en continuo
desarrollo ha logrado enorme primacía como fuente de progreso y
modernidad.El hecho de que uno de cada cuatro niños peruanos estén desnutriéndose
reproduce una situación de inequidad inaceptable para una sociedad que
quiere forjarse un destino de progreso. Estos niños peruanos van a estar
marcados toda su vida por una situación de la cual no son enabsoluto
responsables, que va a llevarlos a una historia que pasa por limitados
logros escolares y termina en trabajos de baja productividad. Están
desnutridos hoy y serán, muy probablemente, pobres en el futuro. La
desnutrición resulta ser una de las fuentes madre de la exclusión social,
uno de los engranajes principales que reproduce la injusticia social, una
de las grandes barreras enel camino de construir una sociedad de la que
todos se sientan parte constitutiva. ¿Cómo podemos esperar una
convivencia social marcada por el respeto mutuo y el esfuerzo colectivo en
la construcción del futuro, si millones inician su vida en condiciones que
restringen sustancialmente las posibilidades de construir su propia
prosperidad?
Estas razones no son nuevas, y es en respuesta aellas que la atención a
los problemas nutricionales de la infancia se ha convertido, en las últimas
décadas, en uno de los temas centrales de los programas destinados a
mejorar la situación de los niños y resolver la pobreza.
Estando la prioridad de la desnutrición claramente establecida, nuestro
país ha acumulado ya algunas década de experiencia en programas
orientados a superar esteproblema. Lamentablemente, sin embargo, los
logros no abundan.
Uno de los problemas principales en este terreno, ha sido creer que la
pobreza y la desnutrición no son dos problemas sino uno solo, que
pobreza y desnutrición son sólo dos caras de la misma medalla. Esta
errada concepción considera que la desnutrición se debe exclusivamente a
una mala alimentación, y que si la gente come mal...
tracking img