La verdadera historia universal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (320 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Muchas obras de Carlos Alberto Estévez Carasa buscan las huellas del alma, la morada del espíritu en cualquier objeto o acción” . Ejemplo de ello es “La verdadera historia universal”, obraganadora del Gran Premio en el I Salón de Arte Cubano Contemporáneo de 1995, que se convirtió sin dudas en una de las instalaciones más reconocidas del arte cubano actual. Se trata de una pieza enforma de retablo al estilo del teatro popular , bajo el cual se acumula una serie de muñecos pintados en representación de personajes del arte, la cultura y la política internacionales. Lainstalación ubicada sobre la pared y a la vista del espectador nos presenta un escenario con aberturas al frente realizado con madera envejecida y policromada, además de tela.
En un análisis un pocomás conceptual se puede decir que “el conjunto alude, concretamente, a los procesos de manipulación de la historia, y se edifica simbólicamente y por oposición, un espacio personal y privado parareconstruirla.”
La obra alcanza su significación quizás por la posibilidad que le brinda al espectador de interactuar directamente con la misma. El público podía armar un escenario propio yrepresentar su propia historia con los personajes de su interés, ya que es una obra de participación donde el espectador podía intervenir de forma activa. Y respecto a esto Margarita González en suartículo Recuento dice: “cada cual interpreta a su manera la historia universal, se crea su verdad, que puede ser, y de hecho es, relativa; cada espectador le imprime su toque personal alfenómeno, de acuerdo con el punto de vista desde donde se mire.”
“La verdadera historia universal” crece y decrece, se activa y desactiva, se detiene, es como el tiempo mismo, y el tiempo la va dandodiversos significados en la medida que este tiempo transcurra. Con su sinfín de significados e interpretaciones podemos, sin más, leerla como la verdadera historia universal.
Dagmara Reinosa...
tracking img