Las montañas blancas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 195 (48578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
John Christopher La Trilogía de los Trípodes II La ciudad de oro y de plomo

Título original: 2 Traducción de Eduardo Lago Cuarta reimpresión: marzo 1989 Juvenil Alfaguara, nº 96 Directora: Michi Strausfeld Ediciones Alfaguara, S.A. C. Juan Bravo, 38 28006 Madrid

Impreso en: Talleres gráficos Peñalara, S.A. Fuenlabrada (Madrid), marzo de 1989

I.S.B.N.: 84-204-3907-X Depósito Legal: M.7.445-1989

Will Parker es ahora miembro del grupo de hombres libres dedicados a

la lucha contra los Amos. Junto con otros dos compañeros, Fritz y Larguirucho, tiene que encargarse de una peligrosa misión: penetrar en una de las Ciudades del enemigo y conseguir toda la información posible y útil para preparar un ataque. Sus aventuras durante el largo viaje y las arriesgadas situacionesvividas al servicio de los Amos, extraños seres que precisan de una gravedad muy superior a la terrestre para sobrevivir y parecen destinados, -como la Gran Raza de Lovecraft-, a dominar una tierra en decadencia desde sus increíbles y gigantescas Ciudades doradas, se nos presenta en una clave fantástica sorprendentemente verosímil, que enlaza con la tradición de las utopías sociales más pesimistas y, almismo tiempo, con la eterna toma de conciencia frente a la colonización y la esclavitud. continúa la historia comenzada por John Christopher en -publicado en esta misma coleccióny es el segundo volumen de la llamada . -----------------------------------------------ã(7)

¤ CAPÍTULO Uno ¤ LOS TRES ELEGIDOS -----------------------------------------------Incluso cuando llegamos por primera vez alas Montañas Blancas, en verano, los tramos más altos del Túnel se asomaban a campos de hielo y nieve; pero en el extremo inferior había rocas, hierba y una vista del glaciar, que teñido de lodo marrón formaba al deshelarse arroyos que se perdían corriendo valle abajo. En Septiembre cayó una nevada que no cuajó, pero a principios de octubre volvió a nevar más abundantemente, y esta vez sí cuajó.El invierno nos asió con mano firme y hubo de pasar más de medio año antes de que aquellos dedos blancos y huesudos aflojaran su sujeción. Los preparativos para el estado de sitio se hicieron con mucha antelación. Había comida almacenada y el ganado y el forraje invernal se trasladaron a puntos recónditos del interior de la montaña que nos resguardaba. No teníamos grandes necesidades en cuanto acalor, ya que estábamos protegidos por docenas, centenares de yardas de roca sólida. Frescas en verano, nuestras hondas cuevas resultaban comparativamente templadas durante el invierno. Cuando salíamos al exterior vestíamos pieles, pero el resto del tiempo bastaba con la ropa normal. Llevábamos una vida de confinamiento, pero que no tenía nada de

ociosa. Para los que estábamos en período deinstrucción se tocaba diana a las seis, y después había media hora de ejercicio duro. Luego un desayuno sencillo y la primera sesión de estudio del día, que ã(8) duraba tres horas. Había más ejercicios antes de almorzar a mediodía, y por la tarde ejercicios e instrucción en los deportes que escogíamos. Si hacía buen tiempo tenían lugar fuera, en la nieve; si no, en la Gran Caverna. Había una segundafase de estudio antes de la cena y después, por lo general, los mayores charlaban; nosotros escuchábamos sin atrevernos a tomar parte. Se hablaba de un asunto concreto: los Trípodes; y había un objetivo: su derrocamiento. Los Trípodes dominaban la tierra desde hacía más de cien años. Gobernaban sencilla y eficazmente, dominando la mente de los hombres. Lo lograban por medio de las Placas, mallas demetal plateado que se ajustaban al cráneo y quedaban injertadas en la carne de los que las llevaban. La inserción de la Placa se efectuaba al cumplirse los catorce años y así quedaba determinado cuándo dejaba uno de ser un niño y se transformaba en adulto. Era algo que se daba por supuesto, se esperaba y se deseaba, y cuando ocurría había festejos y celebraciones. Hacía varios meses que yo...
tracking img