Le goff

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 67 (16597 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo 3
La formación de la cristiandad
(siglos XI-XIII)
Este pasaje del cronista borgoñón Raoul Glaber es célebre: «Al
acercarse el tercer año siguiente al año mil se asistió en casi toda la
tierra, pero sobre todo en Italia y en la Galia, a la reedificación de las iglesias; aunque la mayor parte, bastante bien construidas, no tuvieran
ninguna necesidad, una auténtica emulación impelía acada comunidad
cristiana a tener una más suntuosa que la de los vecinos. Hubiérase dicho
que el mundo mismo se sacudía para despojarse de su ropaje vetusto y se
vestía por doquier con un manto blanco de iglesias. Así fue cómo casi
todas las iglesias de las sedes episcopales, las de los monasterios,
consagradas a toda suerte de santos, e incluso las más insignificantes
capillas de las aldeasfueron reconstruidas por los fieles más hermosas
que antes».
He aquí el signo exterior más manifiesto del esplendor de la
cristiandad que se afianza en torno al año mil. Este gran movimiento de
construcción ha desempeñado sin duda alguna un papel fundamental en
los progresos del Occidente medieval entre los siglos X y XIV. En primer
lugar por su función de acicate económico. La producciónal por mayor
de materias primas (piedra, madera, hierro), la puesta a punto de técnicas
y la fabricación de un instrumental para la extracción, el transporte y el
tratamiento de materiales de
53
56 DEL MUNDO ANTIGUO A LA CRISTIANDAD MEDIEVAL
tamaño y de peso considerables, el reclutamiento de la mano de obra y la
financiación de los trabajos convirtió las obras de construcción (y no sólo
elde las catedrales, sino también el de las numerosas iglesias de todas
dimensiones, edificios de uso civil y económico: puentes, granjas,
almacenes y casas de ricos construidas cada vez con más frecuencia en
piedra) en el centro de la principal y casi la única industria medieval.
Pero este afán de construcción no es más que un fenómeno primario.
Responde a unas necesidades de las que laprincipal es la de albergar a
una población más numerosa. No cabe duda que no siempre hay una
relación directa entre la proporción de las iglesias y el número de fieles.
También desempeñaron su papel los motivos de prestigio y de devoción
en favor de una búsqueda de lo grande.
No es fácil distinguir en este desarrollo de la cristiandad lo que fue
causa de lo que fue efecto al haberse dado lamayor parte de los aspectos
de este proceso simultáneamente. Pero aún es más difícil señalar la causa
principal y decisiva de este progreso. Sin embargo se puede negar este
papel a factores que a veces se han invocado para explicar este arranque
de Occidente. Por ejemplo, el crecimiento demográfico, que no ha sido
más que la primera y más espectacular consecuencia de este progreso. De
igual modola paz relativa de la que se goza a finales del siglo X: final de
las invasiones, progreso de las instituciones de «paz» que reglamentan la
guerra limitando los períodos de actividad militar y situando a ciertos
sectores de la población no combatiente (clérigos, mujeres, niños, rústicos,
mercaderes y a veces incluso los animales de trabajo) bajo la protección de
garantías juradas por losguerreros (el sínodo de Charroux en el 989
instaura la primera organización destinada a hacer que se respete la paz
de Dios). Esta disminución de la inseguridad a su vez no es más que una
consecuencia del deseo de amplios sectores de la sociedad cristiana de
proteger el progreso naciente. «Todos estaban bajo los efectos del terror
hacia las calamidades de la época precedente y atenazados por eltemor de
verse desposeídos en el futuro de las delicias de la abundancia», dice
acertadamente Raoul Glaber para explicar el movimiento de paz que
constata en la Francia de comienzos del siglo XI.
Pero el origen de este florecimiento hay que buscarlo en la tierra, que
en el Medioevo es la base de todo. No parece que la clase dominante —
con la excepción de ciertos señores eclesiásticos y de...
tracking img