Lecciones desde la prisión

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6899 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 15: INTROSPECCIÓN
PAPERNY, J. (2009). Lessons from Prison .California: APS Publishing. Capítulos 15 y 18. www.etikallc.com P=22

La lección de Michael acerca de Dante se quedó conmigo. Existían todavía vicios y fallas en el personaje que estaba trabajando. Para que mi condena en prisión por razones más profundas que ignorar los signos claros de fraude del fondo GLT. No podíacontrolar mi ambición. Quise ir por más, y le permití la avaricia que nublara mi juicio. A pesar de saber que Keith Galbert estaba perpetrando un fraude, creando víctimas a partir de sus propias intenciones, me convencí a mi mismo de que no estaba haciendo nada malo.
Empecé a pasar más tiempo sólo, atormentado con pensamientos acerca de cómo mi vida había resultado en esto. El tiempo en prisión no eratan malo. Nunca me sentí amenazado o abusado. Había aspectos que me incomodaban, pero nada que se me saliera de las manos, y el confinamiento en sí era menos estresante de lo que habría imaginado. Podía simplemente calmar mis ansias de volver a casa con algunas rutinas de ejercicio.
Una vez que Michael señaló que tenía que confrontar las motivaciones fallidas que me llevaron a la desgracia, lleguéa un momento crucial. No era el único hombre cuyos vicios lo habían llevado a prisión. Cientos de hombres estaban caminando la misma senda conmigo. Ellos eran profesionales educados que llevaban carreras distinguidas. Llegué a conocer varios abogados, banqueros, comisionistas de bolsa e incluso algunos doctores. La prisión no parecía discriminar a nadie. Gente de todas las clases sociales yambientes socioeconómicos pagaban su condena allí. Todos los días, los periódicos reportaban profesionales que habían sido acusados de irregularidades en sus trabajos.
Al mismo tiempo que el fraude de $50 mil millones de Bernanrd Madoff hacía erupción, un distinguido abogado de guante blanco, que dirigía una gran firma que llevaba su nombre, fue encerrado en prisión por haberle arreglado un esquema defraudes a sus clientes por más de $300 millones.
Como un hombre proveniente de una clase educada y privilegiada, nunca había considerado convertirme en un criminal. Hasta mi período de introspección, no podía aceptar que era un delincuente. No le había apuntado a nadie con una pistola. Tales ilusiones sobrepasaban mi conciencia, aunque no me restaban culpabilidad. Había tenido cada ventajaposible. Y en algún nivel, el abuso de privilegio convirtió mis acciones en algo tan despreciable y digno de cualquier otro criminal.
Para conquistar mis demonios, tenía que confrontar las influencias de mi lujuria, ambición y avaricia. Eso significaba conocerse a sí mismo, tal como afirmaba Aristóteles. A través de esas valiosas lecciones, pude contemplar cómo quería emerger del confinamiento.
En loque respecta a oportunidades de educación formal, los administradores del campo nos limitaban. Los prisioneros podían estudiar en clases que equivalían a un nivel académico de bachillerato y también en programas independientes que ofrecía la Universidad Comunitaria de Taft. Ninguna de esas opciones me interesó antes de llegar a ese punto crucial en mi sentencia. Tenía que avanzar de manera másprofunda en ese camino en forma de U antes de estar plenamente convencido de que estaba preparado para mi liberación. Sólo me quedaban nueve meses de condena. Si hubiera tenido más tiempo, hubiera pensado en avanzar en mi educación formal a través de estudio independiente, no a través de alguna Universidad Comunitaria sin o con alguna otra que ofreciera tales opciones.
Sin embargo, aquellos quecarecían de grado de bachiller eran obligados a asistir a clases que los validaran y certificaran como tales (General Education Developmet, GED es el estándar estadounidense y canadiense que certifica a una persona de tener formación de bachiller). El nivel de éxito de un individuo en el mundo de los negocios no lo exime de los programas federales en prisión. Todos los presos federales calificaban...
tracking img